Luego de los ejercicios post partido, el equipo de Futsal regresa al hotel, en Comodoro Rivadavia, y lo que iba a ser un almuerzo, se decide en conjunto transformarlo en merienda, dar descanso y a la noche el momento donde se analizará al rival de mañana, Savio de Bolivia. Estudiantil Porteño acaba de ofrendar otra actuación sólida en el Sudamericano de Clubes, derrotando a Jamaica de Uruguay 2-0, y metiéndose de esa manera en las semifinales, donde defiende el título conseguido un año atrás.

Abrió la cuenta Diego Aguilera, cerrando Nicolás Caamaño, quien con los dos de ayer, es hasta el momento el goleador del conjunto dirigido por el Zurdo Espósito. Justamente Nico, un rato apenas llegado al hotel junto a sus compañeros, habla con Prensa, sobre lo que deparó el encuentro de esta media tarde, y el momento de un equipo que sin dudas, eleva su techo en este tipo de competiciones.

«Ya con esto estamos confirmados en semifinales; queda esperar al otro partido, con la victoria de Colorado podemos asegurar el primer puesto», expresa contento, sabiendo que el primer objetivo ya está cumplido.

Sobre lo vivido ante los uruguayos, describe:

«Fue un partido que laburamos mucho, con mucha paciencia y a largo plazo. Tuvimos buena posesión y buen manejo pero hasta el segundo tiempo no pudimos abrir el resultado. El arquero de ellos la destrozo toda».

Con la calificación sobre la actuación del portero rival, se explica una de las razones prioritarias por las cuales no se pudo plasmar en la red, lo observado en el campo.

Una consulta de respuesta obvia. Son los actuales campeones, y ya están entre los cuatro mejores. ¿Qué te gusta más: el hecho de ganar, o que de manera naturalizada, Porteño sea una referencia fuerte en el Futsal de Sudamérica?.

«Puedo elegir las dos? Jajaja», responde de inmediato, para luego explayarse:

«Te cuento algo, el Zurdo nos pidió las dos cosas en una: que este año intentemos plantear todos los partidos del lado del candidato, que asumamos esa responsabilidad y buscar los resultados desde ese lugar. Por lo tanto, debo contestarte que me quedo con las dos».

¿Desde ese lugar, como lo trabajan eso como equipo, el que no les pese estar en este momento en Comodoro Rivadavia como el máximo o uno de los máximos candidatos?

«Yo creo que lo sobrellevamos bien por nuestro estilo de juego, el cual nos hace ser protagonistas e ir a buscar siempre el arco rival. Lo relaciono con eso», afirma Nico, quien desde siempre, comparte habitación con Rama.

«Hace varios años, desde que viaja salvo la primera Liga de Honor, siempre compartí con él», cuenta, como un elemento más que define a este equipo como un grupo de amigos.

Por el momento, convirtió tres goles, en los dos juegos. La foto de portada lo muestra junto al equipo en el festejo del primer gol, el que abrió el camino a un nuevo triunfo. La consulta es si se preparó de alguna manera en especial para este torneo sudamericano.

«No, nada diferente a lo habitual pero me pone contento y me da confianza haber llegado al gol; no venia aportando en esa faceta y estaba en deuda», admite.

En pleno momento de descanso, con ronda de mates en la pieza de alguno, donde se cuelan varios, los muchachos de Porteño ya recuperan energías luego de la segunda victoria. Esperando mañana cerrar ante el elenco boliviano una primera fase perfecta, y ya instalarse de lleno en las semifinales, donde irán con el sayo de ser los campeones, con todas las intenciones de retener el cetro de monarcas sudamericanos. Con todos los puestos bien cubiertos, Nicolás Caamaño le adosa el gol, para sustentar los sueños del plantel.