“Tremendo arranque, la verdad que muy contento todos. Planteamos un partido desde lo grupal muy contundente, y eso nos permitió demostrar lo que sabemos”, dice Carlitos D’amato, ya en la pieza que comparte con Simon Argain y Rodrigo Mallo, luego de haber cenado unas ricas milanesas con ensalada.

El cansancio es lógico, por la tarde demolieron al campeón mundial Colorados de Brasil por un contundente 5-1, y arrancaron de una manera soñada esta edición del Sudamericano de Clubes que se desarrolla en Comodoro Rivadavia, y en donde el equipo del Zurdo Gabriel Espósito defiende el título conseguido el año pasado en Uruguay.

“Se basó desde lo táctico y lo psicológico donde estuvimos todos en un nivel altísimo. Agradezco pertenecer a este grupo de enormes personas!”, responde a la consulta acerca de cuáles fueron los pilares en donde se basaron los planteamientos que decantaron en un arranque espectacular.

Estudiantil Porteño llegó al sur argentino como el monarca, y eso sin dudas lleva a que los contrincantes lo miren con otros ojos. Charly coincide:

“Si, de hambre de ganar. Eso nos llena de orgullo, motivación y hay que asumir la responsabilidad de ser el candidato siendo protagonistas, jugando cada partido al 200% con la humildad siempre”.

Son, aparte de un inmenso equipo de Futsal, un grupo de pibes amigos, con un objetivo común al instante de defender los colores del club en cualquier competencia donde se presentan. Y la certeza interna de que le pueden ganar a todos.

“Si, podemos ganar a cualquiera como te dije con humildad y respetando a nuestros rivales pero estamos convencidos que podemos, mis compañeros me lo transmiten”, afirma.

La consulta es lo primero que le vino a la mente cuando conquistó el quinto gol, el cual cerró la faena goleadora de Porteño ante los brasileros.

“Dejame pensar (risas). Lo primero que le vino a la cabeza es alegría por mi y el equipo, donde puedo aportar una faceta de mí que me estaba haciendo falta”, admite.

Momento de hacerle un par de preguntas aledañas a su rol de jugador. La primera, sobre la despedida a los chicos del baby que dirige, y quienes culminaron su año en ese nivel, ya que el próximo pasarán al Futsal.

“Me genera una satisfacción enorme educar a los chicos del club donde como bien se los dije los quiero mucho y espero que pertenezcan a esta familia enorme por muchos años más . Lamentablemente en 2019 no voy a poder hacerlo más por un tema personal de crecimiento en mi negocio de Todo Picada”, expresa.

Y la segunda, justamente, es la repregunta sobre sus emprendimientos personales. ¿Se viene la Picada Sudamericana?.

“Jajaja! Prometo invitar una picada a todo el plantel si conseguimos el sueño de repetir la historia”, asegura, para que sus compañeros ya vayan tomando nota.

Porteño, el campeón sudamericano,hizo su presentación en Comodoro Rivadavia, y como para refrendar que lo del 2017 no fue casualidad, lo hizo goleando a quien venció en la final y aún ostenta el título de campeón mundial.