Milena Sicardi es la capitana de unas pequeñas Sub 13, que durante este 2018 no conocen la palabra derrota. Se mantienen invictas, y son parte de una Tira que mantiene las expectativas intactas por conseguir el ascenso.

Además, hace unas semanas atrás lograron el pasaje para competir en el Argentino de Clubes de su categoría, el cual se desarrollará en Chapadmalal, durante el mes de noviembre.Mientras tanto, siguen con su marcha arrolladora, y el  sábado le añadieron un nuevo capítulo, luego de derrotar a Gevp,por dos sets a cero.

«Estamos pasando por una muy buena etapa, hablando por los partidos y por nosotras mismas. Obvio que cada día entrenamos un poco mejor y nos esforzamos mucho más, y por eso creo que llegamos hasta donde estamos el día de hoy. Siempre metemos mucha garra en los partidos y como capitana creo que somos un equipo muy fuerte, que puede llegar muy lejos si se lo propone. Hemos tenido un par de bajones en algunos partidos, pero supimos llegar adelante. Haberle ganado a GEVP y a todos los demás es otro logro anotado en la lista, y es muy significativo para todas nosotras», expresa Milena desde su casa, mientras va cayendo la tarde de un lunes agradable.

Con respecto a las herramientas que tiene el equipo de Luciana, señala:

«Y bueno, hay muchos. Lo principal, nunca damos algo por perdido. Siempre tratamos de salir adelante como sea posible, y no sólo en la cancha, sino como amigas y personas. Tratamos de lucirnos en los entrenamientos y dar lo mejor adentro y afuera de la cancha para seguir así. Somos muy amigas y eso es muy importante, entenderse entre todas. Se debe tener química dentro de la cancha y poder saber jugar en equipo, ya que no estás vos sola. Y eso es algo que nosotras tenemos y por eso podemos jugar como jugamos. Golpeando cada pelota o correrla como si fuera la última. Pero lo más importante de este equipo, no nos importa ganar si o si, sino haber quedado satisfechas con lo que jugamos. Cada una de mis compañeras mete mucha garra en cada partido, y pone su granito de arena para aportar y eso es lo importante».

Durante el domingo, organizaron un Bingo en el club, con el fin de juntar fondos y poder viajar a Chapadmalal.

«Teníamos muchas ideas para recaudar lo necesario para este viaje tan importante, pero esta fue una de las principales. Hicimos un bingo como siempre, pero organizado por nosotras, la mayoría de los papás nos ayudaron y por eso estoy súper agradecida con ellos. Las jugadoras vendíamos o repartíamos comida, mientras que también podíamos jugar. Hubo mucha gente con la cual también estoy agradecida por haber ido. Los entrenadores nos ayudaron muchísimo, y nuestra entrenadora fue nuestra mano derecha. Estuvimos muy contentas al final de esta experiencia, fue algo nuevo para nosotras, y pudimos organizarlo con ayuda de adultos, familiares y entrenadores. Todos la pasamos muy bien, y sobre todo nosotras, ya que fue algo para nuestro viaje, y al ver tanta gente ayudándonos nos sorprendió muchísimo. Fue una muy linda experiencia, y sobre todo… muy bien compartida por todos lados»,afirma.

Milena va a segundo año de la secundaria; vive en Ramos Mejía junto a su familia,compuesta por papá Jorge y mamá Gabriela, y su hermana mayor Sofía. Justamente por ella, es que comenzó a jugar voley.

«Hace tres años que empecé Voley, y fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida. Mi hermana mayor me lo propuso para empezar y me dijo que pruebe una o dos clases, y si no me gustaba que vuelva al deporte que estaba haciendo antes, natación. Resumiendo, siempre me gustó este deporte por cómo es y cómo se juega. Y sigo agradecida a mis padres, por haberme dejado comenzar a jugar. Siempre jugué en Porteño, y nunca tuve intención de cambiarme, ya que amo mi club»,expresa con convicción. }

Su comienzo como capitana del equipo no fue precisamente el soñado.

«Hace un año atrás, me doblé el tobillo, y estuve cinco meses sin jugar. Ese mismo día me habían nombrado capitana, y haberme lastimado tanto fue muy irónico.Junto a eso, que es un verdadero placer, todavía siento felicidad por viajar a la LiNaMe. El año pasado me perdí un viaje a Santa Fe por mi tobillo, y creo que retomar un viaje así y todavía más importante, es mucho mejor. Y me siento feliz por estar en este equipo donde ahora mismo me encuentro, porque quiero muchísimo a mis compañeras de equipo, y yo me siento sumamente cómoda. Algo que valoro muchísimo de mis amigas, es que siempre sabemos manejar las situaciones donde puedan surgir algunos inconvenientes, siempre supimos reaccionar a un golpe fuerte o uno mínimo. Estoy muy orgullosa del equipo que formamos y el grupo humano, porque nunca bajamos los brazos y seguimos adelante, ganando partidos y aprendiendo como personas»,admite.

Pide un momento para agradecer a alguien en especial.

«Nuestra entrenadora nunca dejó de confiar en nosotras. Siempre tuvo paciencia para las cosas más difíciles y supo entender todos nuestros problemas adentro y afuera de la cancha. Siempre fue nuestra mano derecha y yo creo que es una muy buena persona a la cual quiero muchísimo por todo lo que me enseñó y nos enseñó a todas nosotras. Y sin ella, hoy no estaríamos donde nos encontramos»,asegura, haciendo alusión a Luciana Bouchet,la responsable técnica.

Para el final, lo que representa Porteño en su corta vida.

«Si no estoy en mi casa, estoy en el club, es como mi segundo hogar. Siento mucha confianza al estar ahí,  lo siento como si haya estado toda mi vida ahí dentro. Pero si me pongo a pensar, son solo tres años. Pero eso es lo que tiene, al estar muy conectada con un club en particular, ir muy seguido, salir con tus amigos, hacer algún deporte, sabes que ese lugar te da confianza e inspiración. Y eso es lo que me da Porteño».

Milena Sicardi, la pequeña capitana de unas increíbles Sub 13, con un año insuperable, colaborando para intentar el ascenso, y encima, con el honor de representar al club en el próximo Argentino de Clubes.