El plantel de Futsal está en la vigilia de una nueva final Sudamericana. Una producción fantástica hasta el momento, del elenco dirigido por el Zurdo Espósito. Ayer jueves por la noche, triunfazo ante los durísimos paraguayos por 3-2, y acceso a la final, donde mañana sábado a partir de las 21 horas, irá por el bicampeonato contra Cementistas de Mendoza.

Marco Politti, el conductor, y una de las figuras del torneo, anotó el tercer tanto, el que permitió llegar al último día de competencia, y refrendar lo realizado un año atrás, cuando Estudiantil Porteño dio el salto cualitativo en esta parte del continente, y ser el monarca.

“Bueno, la realidad es estamos normalizando la situación, como si fuese algo que puede suceder a menudo. Y es un logro increíble el que logramos. Creo que no hubo otro equipo argentino que haya llegado a dos finales consecutivas de Sudamericano. Estamos disfrutando mucho este viaje y aprovechando los momentos libres para estar juntos y seguir construyendo y fortaleciendo el Hormiguero”, expresa Marco en la media tarde del viernes, luego de un descanso en su cuarto. Su respuesta es en torno a las sensaciones de estar en una nueva final por el Sudamericano de Clubes.

El pedido de la charla fue anoche, cerca del inicio de este viernes, y no hubo respuesta por parte del jugador, y la conversación se da tras un nuevo momento donde poder recuperar energías. Síntoma que se llega al partido decisivo, habiendo dejado todo, asomando el cansancio natural, por lo que cada momento es propicio en la búsqueda de descansar.

“Si, nuestra manera de enfrentar los partidos requiere de mucho desgaste físico, porque intentamos tener mucha movilidad con pelota. Y en lo que respecta a la defensa, presionar el mayor tiempo posible. Sumado a eso, ayer en el primer tiempo expulsaron a uno de los chicos así que tuvimos un desgaste mayor al no tener ese recambio”, explica en referencia a ello.

Al momento de analizar el juego de anoche, desliza:

“Los equipos paraguayos se caracterizan por tener un nivel de roce muy fuerte. Así que necesitábamos, más que nunca, tener buena movilidad de balón para no ir tanto al choque. Estuvimos atentos a las fortalezas de ellos con el juego que ya las teníamos vistas y aprovechamos las pocas situaciones disponibles. Los últimos minutos, al estar 3-2 y no tener mucho resto físico, hicimos una defensa baja que salió muy bien. Por sobre todas las cosas, la defensa nos hizo sacar el partido adelante”.

Llegan a la final dos equipos argentinos. Indicio fuerte del crecimiento notable de esta actividad en el país.

“Si, a nivel sudamericano es el país que más ha crecido en cuanto a nivel de equipos, jugadores y organización. Y que se de una final argentina ayuda mucho y da ganas de seguir por ese camino. Ojalá los equipos se sigan preocupando por mejorar año tras año, porque eso va a hacernos cada vez más competitivos a nivel mundial”, afirma.

Con los mendocinos ya se conocen.

“Con Cementista ya nos enfrentamos dos veces en los últimos dos años. La primera para definir el tercer y cuarto puesto del Torneo Nacional, que nos dio la clasificación al Sudamericano 2017. Y la segunda fue el año pasado en semifinales de la División de Honor, donde logramos el campeonato. Fueron dos partidos cerradisimos, ellos tienen un plantel muy joven y para esta torneo sumaron tres refuerzos de mucha jerarquía. Sabemos a lo que juegan pero ellos también saben mucho de nosotros. Quien logré imponer su juego y cometa la menos cantidad de error, se quedará con el torneo”, analiza.

Hoy es el primer día de descanso, y se aprovecha a recuperar piernas y energías.

“Hoy vamos a tener bastante tiempo libre porque es día de descanso. El profe Gabriel Loyola está visitando habitación por habitación para ver qué necesita cada uno para recuperar dolencias. Y más por la tarde haremos alguna dinámica que no sabemos aún cuál es. Aprovecharemos para relajar y tomar mucho mate en alguna habitación. Mañana no sabemos cómo será el día pero calculo que veremos el superclásico y nos iremos para la cancha, ya que a las 21hs es el horario de la final”, comenta.

Finalmente, como todos sus compañeros y cuerpo técnico, la certeza de estar viviendo un sueñoen este proceso que parece no tener techo.

“Si, cómo te dije. Es algo que si bien lo normalizamos, sabemos que es un logro impresionante y que estamos haciendo historia. Y que se estén dando todas estas cosas con los mismos chicos que venimos compartiendo años y años es más meritorio todavía. En lo personal estoy muy orgulloso de pertenecer a un grupo así, que actúa como profesional día a día, que nunca se conforma con nada y que sigue logrando cosas impensadas”, señala.

Marco Politti, genio y figura en un equipo lleno de figuras que cumplen cada uno su rol. Y en esa concepción de conjunto integral, de manera natural, se instaló en la final del Sudamericano. Y va por cerrar del mejor modo la última página de un libro espectacular escrito en Comodoro Rivadavia.