Fue derrota ayer en el debut de San Juan, para nuestro equipo senior femenino de Hockey. Pero en este tipo de certámenes no ay tiempo de lamentos, y ya dentro de unas horas, el conjunto dirigido por Héctor Planas sale nuevamente a la cancha. Desde las 18.30 enfrenta al otro local del grupo, Rivadavia.

Es pasado el mediodía, y dentro de un rato, las chicas almorzarán, para luego descansar un rato antes de partir a la cancha. Julieta Rouco, arquera y capitana, se toma un tiempo para charlar con nosotros, no solo analizando lo de ayer, sino la importancia para un equipo joven, de tomar experiencia frente a oponentes de peso a escala nacional.

» Ayer fue un partido donde pudimos ganarlo; lo dominamos nosotras en todo momento y siempre cerca del gol. Pero no pudimos abrir el marcador, nos fuimos con un poco de bronca porque realmente hicimos un lindo partido que no se vio reflejado en el resultado.  Igual, como te digo, jugamos muy bien así que seguimos con la frente en alto.
Nuestra cabeza ya está metida en el partido de hoy, lo de ayer ya pasó y no se puede cambiar lamentablemente», expresa Juli mientras escucha música con sus compañeras, buscando despejarse de unas largas horas de descanso, y cerca de ir a comer las pastas de cada mediodía.

«Nos despertamos a las 10 de la mañana para desayunar, porque respetamos las cuatro comidas diarias. Pero ayer a la noche Hernán, el técnico, nos hizo acupuntura y quedamos todas muy relajadas. Nos hizo dormir muy bien», comenta para envidia del cronista, cuya espalda arruinada reclama a gritos esa bendita acupuntura.

Se viene Rivadavia en un rato, y la pregunta sobre lo que conocen del oponente.

«Ayer Barrio Rivadavia jugó contra UVT, los otros dos equipos que están en nuestra zona, y nos quedamos a verlo.
Son sanjuaninas, siempre es difícil jugar contra equipos de acá, tienen mucha competencia y experiencia que a nosotras nos falta. Como te comentó Sofi Kawka, somos un equipo de chicas jóvenes pero nos la bancamos, tenemos ganas y queremos creer estar al nivel de poder hacer un buen torneo y dejarlo todo en cada partido que se nos presente, por más difícil que sea. Esto es todo ganas, hoy día es difícil viajar a los argentinos, ya sea por trabajo, facultad, colegio, dinero (ya que son casi nulas las cosas en la que nos ayudan). Pero acá estamos, entusiasmadas y queriendo, como siempre, dejar al club en el mejor lugar que podamos», señala.

En un grupo literalmente «de la muerte», se le pide a la arquera sobre los aspectos que este plantel joven puede aprender, y los objetivos por encima de los resultados, que no dejan de ser importantes, pero no exclusivos.

«Se aprende a jugar en equipo, tanto adentro como afuera de la cancha. Somos muy compañeras entre nosotras y tenemos una relación excelente que se encuentra en pocos lugares. El objetivo es agarrar roce, y poder sumar experiencia en cada lugar al que viajemos. En capital tenemos que aprender a entrenar para estos viajes, porque el torneo de allá es siempre igual y con los mismos equipos, tenemos que aspirar más alto si queremos crecer, y nunca desperdiciar estas oportunidades de medirse con los mejores clubes y jugadoras del país», asegura.

Así entonces, segunda presentación de las Chicas. Y por sobre los resultados, el orgullo de la familia de Porteño por tener este equipo representando los colores del club en un Torneo Argentino. Un plantel capitaneado por su arquera Julieta Rouco.