El viernes 10 de noviembre, en nuestras instalaciones, volverá a presentarse la obra de teatro “Volvió una noche”, del autor Eduardo Rovner, y dirección a cargo de Jorge Curiolo.

Una de las protagonistas, Fabiola Dulce, es además socia del club desde muy pequeña, y por eso actuar aquí es como estar en su casa. A pocos días de salir a escena, Fabiola habló con Prensa, no solo acerca de la temática de la misma, sino también sobre sus pasos en nuestra institución, entre otros temas.

“Héctor Purita, Adriana Marques  y yo, somos socios del club, y estamos en el grupo de teatro del mismo. El director de esta obra nos ha visto trabajar en otras y nos convocó para hacer “Volvió una noche”. Esto fue poco más de dos años atrás, gustó de entrada, comenzamos haciéndola en Capital Federal, recorrimos varios espacios, incluso aquí.  queremos volver a presentarnos en Porteño, porque deseamos que la gente del club la vea. En mi caso nací prácticamente aquí,  si bien por un tiempo estuve alejada, nunca dejé de ser socia. De grande regresé con mis hijos y acá estoy, como en mi casa”, puntualiza Fabiola.

Se le pide una descripción a grandes rasgos sobre qué trata la obra, y puntualiza:

“Volvió una Noche está basada en la historia real del autor; nosotros inclusive estuvimos comiendo con él, y nos contó que era su historia. Trata sobre el hijo de una mamá judía, quien lo crió sola y refiere a como los mandatos pueden quedar tan grabados en la mente humana, y no los deja ser uno, ni aún después muerta ella. Manuel, el protagonista, se enamora de una católica, y cuando va a contárselo a su madre a la tumba. acerca de su casamiento, ella se levanta de la misma. Obviamente, eso lo ve solo Manuel, porque está en la cabeza de él. a partir de allí empieza el argumento central de la obra, transcurren muchas anécdotas, mentiras surgidas por el camino, y el paso por todos los estados de ánimo. Es divertida y a su vez, emotiva”.

Será a las 21 horas,  el valor de la entrada, 120 pesos.

Habla de Porteño como su casa, y entonces desgrana esos comienzos donde lo adoptó como tal.

“Vivía pegada al club, sobre la calle Cramer, por lo que mi infancia transcurrió allí. Practiqué de manera competitiva Natación, y cuando me mudé, lo seguí en otra institución, pero nunca dejé de ser socia. Retorné de grande para traer a mis hijos; intenté que hicieran deporte pero no se engancharon. Yo continúo haciendo gimnasia, teatro, es el club de mi vida. Comencé a los cinco años,  a los pocos meses me federaron en Natación”, comenta.

Como detalló al principio, no es la primera obra donde actúa.

“Comencé media llevada de casualidad, a un taller de un colegio. Ahí nos conocimos un grupo grande de padres y tíos de alumnos, de los cuales algunos nos fuimos después a Estudiantil Porteño. Hace más de diez años que esto en la actuación e hice muchas otras obras; inclusive varias las presentamos en el club, además de colegios  teatros barriales. Con Volvió una Noche fue más importante, porque pudimos estar en circuitos de teatros en Capital Federal, e inclusive la llevamos a concursar dentro de la Provincia de Buenos Aires. La verdad, disfrutamos mucho presentarla”, afirma. También actuaron para el Municipio de La Matanza y Morón.

Fabiola Dulce, una de las actrices de una hermosa obra, la cual podremos disfrutar el próximo viernes 10.

Estamos todos invitados.