Nuestras Juniors del Hockey se consagraron campeonas metropolitanas, luego de golear en casa a Geba por 5-2,  coronar de esa manera un año con vaivenes, tanto emocionales como deportivos. Ya desarrollada la situación con el entrenador Guido González en la nota que le efectuamos hace unos días, momento de charlar con  la capitana y una de las referentes en el conjunto, Sofía Kawka, quien nos contó no solo del logro obtenido, sino todo lo luchado para sobreponerse a circunstancias incluso referido a la propia autoestima colectiva.

“Estoy muy contenta con el logro obtenido. Teníamos este objetivo de salir campeonas desde el año pasado y no se nos pudo dar (quedamos segundas). Este año nos lo volvimos a proponer y en el Apertura no se dio; sin embargo, no nos dimos por vencidas y logramos coronarnos campeonas de la categoría! Fue algo que realmente merecíamos, porque dejamos todo en la cancha en cada partidos y por eso estoy muy orgullosa de todas mis compañeras!”, expresa con énfasis Sofi en un alto de sus actividades, que incluyen aparte del Hockey, sus estudios de último año en la secundaria en la Escuela Argentina del Oeste, de Ramos Mejía.

Para graficar la fe del grupo en saber que nada estaba perdido, agrega:

“Hubo mucho entusiasmo por parte de todas; sabíamos que teníamos un muy buen equipo, que no éramos menos a ninguna  por eso fuimos por nuestro objetivo! Había muchas ganas de volver a dar una vuelta y más en nuestra pista, hacía ya dos años que no festejábamos.”.

En este proceso, la llegada de Guido fue un click fundamental.

“Nos devolvió la confianza, para volver  a creer en nosotras; somos un equipo que juega junto hace bastante y nos conocemos mucho una con la otra. Solo nos faltaba ese plus de recuperar la confianza en nuestro juego”, admite.

Hija de Darío (quien practica tenis en el club) y Sandra, tiene dos hermanos: Juan Cruz (jugador de Futsal en Porteño) y Rocío. Comenzó a entrenar a los 7 años.

“Antes yo hacía patín acá en el club. Los entrenamientos de patín eran antes que los de hockey, entonces un día le dije a mi papá que me quería quedar a ver el entrenamiento. Allí estaba Juan Freire (papá de Sofi), el profesor y me llevó a la pista para ver si quería probar. Así fue como arranqué y desde ese momento no me bajé de los patines” comenta esta medio-defensa, o sea, una defensora con llegada al ataque.

Junto a ella, las chicas que se consagraron campeonas son: Maite Ausinaga, Manuela Pelegrini, Camila Guido, Paula Biscack, Morena Ausinaga, Sofia Fiocca, Belén Sande y Martina Lozza.

“Solemos ser efectivas adentro de la cancha, nos gusta mucho este deporte, la pasión y la garra que ponemos hace la diferencia!”, asegura con la misma energía con la que se la ve en las canchas.

Menciona al papá de Sofía, quien era parte también de este equipo.

“Nosotras arrancamos juntas, ella siempre fue mi par. Nuestro equipo de siempre fue con Sofi, Mai, Manu, Cami( la Arquera), y yo, un equipo que se no se cansaba de salir campeón. Si bien la pérdida nos afectó mucho a todas, pudimos salir adelante y jugar con seis; era una persona increíble, tanto adentro como fuera de la cancha. Y sin dudas, este campeonato se lo dedicamos a ella!”, dice con la emoción perdurable cuando se habla del ángel de Porteño.

Sofía Kawka, la capitana y uno de los emblemas del equipo Junior, que en este 2017 dejó constancia, que con sacrificio, agachando la cabeza y trabajando duro, los objetivos pueden cumplirse a pesar de todos los contratiempos. De todas las índoles.