Cerca de la medianoche, y los jugadores de la Selección Metropolitana regresan a sus hogares, tras golear a Rosario 3-0, y clasificarse a las semifinales del Nacional, donde este viernes patrio jugarán a partir de las 19 horas contra el poderoso Comodoro Rivadavia por un lugar en la gran final.

Uno de los integrantes de la Legión Porteña que nutre al equipo dirigido por el Zurdo Espósito, es Ramiro Vasallo, quien de manera amable se presta a poder charlar, no solo de lo que está pasando en este Argentino, sino en sus sensaciones de jugarlo por segunda vez.

“Sabíamos que Rosario iba a ser un rival muy duro, vimos videos de ellos durante el día, y observamos que era un equipo fuerte defensivamente y se iban a tirar de cabeza para defender. Tuvimos el dominio del partido siempre nosotros, con ellos replegados cerrados atrás. En el primer tiempo nos costo meterla, hasta producto de una presión buena, abrimos el arco y a partir de ahí fue otro partido, con nosotros dominando y tratando de seguir ampliando la diferencia. Un gran partido de todos en líneas generales”, explica Ramiro en la medianoche, ya con los primeros minutos del viernes feriado en ciernes.

Y ahora Comodoro, tal vez el oponente más complicado de los que restan.

“Comodoro Rivadavia es uno de los rivales más fuertes del torneo, candidato a ganar el título. Es un equipo muy intenso, que históricamente siempre estuvo en los puestos de arriba, junto con Mendoza, Ushuaia y Metropolitana. Va a ser un partido durísimo desde lo físico y la concentración; te equivocas una vez y no te perdonan. Deberemos  estar cien por cien concentrados, hacer lo que venimos haciendo hasta ahora, porque tenemos armas para ganar. Y ajustar en los detalles, porque marcarán la diferencia”, asegura.

Con respecto a todos los sentimientos por estar siendo parte de un evento con tales características, señala:

“Es la segunda convocatoria con el plantel mayor de la Selección Metropolitana, la primera fue en el 2016, con el viaje a Mendoza. Si participé en procesos juveniles, pero nunca tuve la oportunidad de viajar a disputar el Torneo Nacional. Es una experiencia única, siendo el jugador más joven del plantel, compartir el día a día con los mejores jugadores de la liga. Es un privilegio muy grande para mi y no solo por lo que se aprende de este deporte específico , sino por la convivencia de una semana con gente que comparte experiencias de vida y enseñanzas. La verdad, estoy muy agradecido y soy un privilegiado de ser parte de este grupo, más allá de lo deportivo”.

Hacia el final, y ya liberándolo de la charla para poder retirarse a descansar, agradece a Giervo Deco.

“Dejame agradecerle a Gierva Deco por el apoyo en esta semana y a lo largo de todos los torneos que jugamos en el año; es la empresa de césped sintético a la cual le doy una mano en la semana y me dieron la posibilidad de jugar este torneo”, comenta.

Y entonces Ramiro agradece la posibilidad de conversar, y luego de comer y dormir, comenzar el feriado patrio con la ilusión de poder junto a sus compañeros, de alcanzar la final del Argentino de Selecciones. No será fácil, pero hay herramientas para soñar.