Ya pasados unos días de la finalización en la Colonia de Vacaciones, aprovechamos para hablar con la coordinadora Melina Díaz de Vivar, quien nos hizo un balance de la temporada, lo que pudieron disfrutar y aprender los nenes, además de los próximos objetivos en Estudiantil Porteño.

“Fue una temporada bastante linda, tenemos un staff fijo de profesores, quienes vienen trabajando hace varios años con nosotros. Son conocidos por los papás y familias, quienes por lo general tienen varios niños y agregan la camada nueva de hermanos con el transcurso de las temporadas. También tuvimos otros que se incorporaron durante enero, y realmente estuvimos muy conformes con ellos; lo más importante, los padres y chicos se fueron contentos y satisfechos con el servicio y dedicación brindado por ellos”, desliza Melina mientras se cierra la colonia, con los niños merendando en las mesas aledañas al quincho, en una jornada de calor, típica de la estación veraniega.

En relación a los profesores, Melina menciona el número de profesionales destinados a cubrir las necesidades de los chicos, sea desde lo deportivo, recreativo, como otros aspectos.

“Tenemos unos siete profesores fijos durante toda la temporada, de diciembre a febrero; en enero, por lo general se incorporan algunos más, incluyendo auxiliares. Todo depende la cantidad de chicos, es el número para agregar y cómo se desdoblan los grupos”, agrega.

En cuanto al número de chicos que participan de la Colonia, expresa:

“Tenemos alrededor de cinco grupitos divididos por edades, a razón de 25 chicos en cada uno. Obviamente no es un número fijo, ya que en algunos varía la cantidad y son más. Después tenemos quienes hacen turno mañana, otros turno tarde, y los que están con jornada completa”.

Con respecto a los nombres de los profesores, quienes tuvieron en sus manos la responsabilidad y esmero por entretenerlos y enseñarles, además de cuidarlos, fueron:

– Anahí Díaz de Vivar

– Julieta Ieraci

– Florencia Bianchin

– Cintia De Miranda

– Diego Gorriarán

– Jesica Medina

– Lucas Rudel

– Josefina Delclaux

– Leandro Trunzo

Estudiantil Porteño se caracteriza en su colonia, la posibilidad que los niños puedan participar de todas sus actividades deportivas. Incluso una como el patín, donde se le brinda a cada uno un par, lo que implica un abastecimiento importante de materiales.

“Este año tuvimos una temporada muy rica en variedad de actividades, más allá de las armadas por los profesores. Con respecto a cada edad, tuvimos clases de zumba, taekwondo, hockey sobre patines, las cuales fueron dadas por los responsables del club, acompañados por los de la Colonia. Los chicos se fueron muy conformes con la variedad expuesta, muy contentos con participar de actividades alternativas”, comenta Melina, quien llegó a Porteño en el 2013, arrancando como auxiliar mientras estudiaba el Profesorado de Educación Física en el Instituto Almirante Brown, de Haedo. Ya recibida, gradualmente cumplió todas las etapas, hasta convertirse en la actual coordinadora, rol que comenzó a desempeñar el año pasado, durante un mes y medio.

“Los chicos me venían comentando la posibilidad de ir formándome para esta responsabilidad de ayudarlos en la coordinación de la Colonia. Y en esta temporada, oficialmente trabajé como tal”, afirma.

No solo con deportes se nutrió la Colonia.

“Se busca sobre todo situaciones recreativas; al ser una Colonia de Vacaciones, y tratándose de un club, se trabaja con Iniciación Deportiva. Pero en los grupos de tres a doce años, los profesores van preparando talleres respecto al arte, música, confección de instrumentos musicales, materiales y disfraces. Eso les gusta mucho y participan de modo activo”, admite.

Se le pregunta cuáles fueron las recepciones de los padres sobre el trato dispensado a sus hijos.

“Fue muy positivo escucharlos, tuvimos muchos padres nuevos llegados con experiencia en otras colonias, u otros que jamás habían llevado a sus hijos a un club. Vinieron con muchas preguntas y dudas, con incertidumbres en decidirse a traerlos; cuando ellos vienen a hacer las inscripciones, les explicamos desde cero como nos manejamos, las actividades que hacemos, y eso permitió evacuar sus dudas. Realmente, quedaron muy conformes con lo brindado por Porteño”, responde.

Con cinco años ya trabajando en la institución, la consulta final es si tiene una idea de cual porcentaje de chicos que vienen a la Colonia, luego se inscriben en alguna de las disciplinas deportivas.

“Es una situación recíproca; varios de ellos han tenido hermanos más grandes con paso previo en los deportes del club, y también a la inversa. Al recorrer todos los espacios, ven la variedad de oportunidades, y entonces cuando culmina la colonia, siguen con alguna de ella, sea Iniciación Deportiva para los más pequeños o los mayores, se definen con una actividad específica”.

Terminó otro año con la Colonia. Y seguramente, ya estarán diseñando la próxima. Nuevamente con Melina como coordinadora.