Estudiantil Porteo tiene un compromiso con el socio, y es que pueda disfrutar de sus instalaciones. Para ello, se hace indispensable las obras de manera permanente, llevadas a cabo luego de reuniones dentro de la Comisión Directiva, donde se evalúa el orden de prioridades de las mismas, y tras ser aprobado, se ejecutan.

Hace pocas semanas, se inauguraron las nuevas oficinas de administración y tesorería, y así se cerró el año donde hubo otras, y ya están en la mira nuevas, tanto a corto, como mediano y largo plazo.

“Básicamente, donde funcionaba tesorería, armamos tres espacios: tesorería, secretaría y sala de cómputos. El eje para rediseñarlo, estuvo en sacar el lugar de pago, ubicado en el hall de entrada, desplazarlo hacia adentro, con el fin de poder estar más cómodos y menos visibles. A cada uno de los locales, las chicas poseen un office donde pueden desayunar y comer, con su frigobar, microondas y su barra. Asimismo en la secretaría hicimos una barra más pequeña, al estar solo una persona. Todo eso siempre acompañado con la utilización de la energía Led, donde siempre renovamos en todas las obras encaradas, la instalación eléctrica, incluyendo cables, tableros y térmica. Actualmente disponemos en el club un 85 por ciento renovado; nos está faltando el gimnasio de básquet. Junto a las refacciones mencionadas, también está el mobiliario hecho a nuevo, consultado con quienes participan en tesorería y secretaría, quienes dieron su opinión de acuerdo a las alturas y movimientos, ya que son ellas quienes trabajan allí”, expresa Marcelo Scalise, prosecretario en la Comisión Directiva, y responsable en Porteño de las obras que se ejecutan, junto a un equipo de trabajo, que incluye a Eduaro, el Gerente, Mario, responsable de mantenimiento y apoyo logístico. En este caso específico participó Julieta Pruzzo, Licenciada en Decoración. Como el propio Scalise menciona, todo consultado con Beto Alonso, también de la Comisión Directiva.

Sobre los trabajos ya efectuados y los proyectados, comenta:

“Básicamente, desde que estamos en Comisión Directiva, la idea fue rearmar todo lo referido al aspecto edilicio; desde las instalciones (vestuarios, instalaciones eléctricas, sanitarias), hasta lo deportivo (gimnasios, pisos, techos). Seguido a eso, pasamos a la parte social, como el bar hecho a nuevo, y el quincho, que incluye el sector de camping. En el medio, reforzamos el mantenimiento de las obras, y eso nos llevó a postergar hasta esta etapa la parte administrativa, que incluye todo el sector de adelante; arrancamos con tesorería y administración, para seguir con gerencia y presidencia, el cual es el ala derecha, concluyendo con toda la entrada. Seguramente haremos una remodelación de la fachada, luego de ese arreglo”. Agrega además:

“A la par, continuamos con las mejoras deportivas; en este momento nos enfocamos en la refacción de los baños del estacionamiento. destinados a los padres de la visita en los partidos de fútbol. Como no tienen acceso al club durante los partidos, mejoramos los baños. También nos propusimos las mejoras en el sector del personal, nuestra primer obra como comisión, y si bien pasó bastante tiempo, buscamos seguir mejorándola”.

Scalise habla con auténtica pasión de los trabajos a su cargo; pero con un tono entusiasta que excede a su función profesional. “La arquitectura deportiva me puede”, asegura.

Consultado sobre los puntos en donde se sustentaron los cambios, expresa.

“Buscamos lo estético, limpieza visual, porque le sacamos las rejas y realmente no era muy lindo ni simpático eso. Ahora hay vidrios templados o laminados, y realmente quedó delicado a la vista, porque todo el frente, además del vidrio, está con aluminio anodizado. Lo hacemos buscando que las obras perduren en el tiempo, no queremos realizar nada de paso o temporario. Cabe destacar, que en economía, también da buenos resultados, porque no tiramos plata hacia arriba; administramos bastante bien los recursos, lo cual es una obligación al momento de cuidar la plata del socio. Cuando terminemos la parte administrativa, estas refacciones se notarán mucho más”.

Recalca nuevamente el concepto de administrar bien los recursos, junto a su equipo de trabaja, al cual le atribuye justamente el éxito en poder maximizar ese enunciado. Como arquitecto, conoce bien el modo de aprovechar los materiales utilizados.

“Hablamos con el vidriero para optimizar los paños, nos orientaron con la perfilería, con el tipo de vidrios, las alturas. Con respecto a los muebles, se buscó mucho precio, además de estandarizar los mismos. Obvio, los colores y las luces LED influyeron al instante de decidir esos aspectos”, puntualiza.

Enfocada la charla ya en este 2018, señala:

“Está proyectado, sin un plazo inmediato, el hall de acceso y administración. Lo vamos a ejecutar en el transcurso de este año. Tenemos como prioridad mejorar el arenero de los chicos, incluyendo su suelo y juegos; buscamos reemplazarlo por uno de goma y estamos interiorizándonos sobre eso, porque no lo tenemos muy desarrollado ese tema en el mercado, pero necesitamos darle a los niños un espacio más higiénico. Haremos mejoras en la pileta climatizada, mientras la paramos en febrero. Con las obras efectuadas, no podemos descuidar su mantenimiento, y seguramente mejorando lo desarrollado. Eso lleva tiempo y gastos económicos”.

Y con respecto a un futuro más lejano, dice:

“Podemos ir programando mejoras deportivas. Le está faltando al club un gimnasio, pero hoy no me atrevería a mencionarlo como una posibilidad concreta. Pero sin dudas, no deja de ser una posibilidad de concreción en un futuro”.

Marcelo Scalise, cabeza visible de un grupo de trabajo, encargado de mejorar de modo permanente las instalaciones del club, con el fin prioritario que el socio pueda disfrutar de Porteño, y sentirse literalmente como en su segunda casa.