Luego de la victoria en Moreno contra Los Indios, Estudiantil Porteño trabaja con la cabeza puesta en los playoffs, que comenzarán mañana miércoles desde las 21.30, justamente ante el mismo oponente, aunque los de Ramos Mejía cuentan con ventaja de localía, por haber culminado cuarto en la tabla de posiciones.
Juan Ignacio González, entrenador del conjunto bonaerense, hizo un balance de las veinticuatro jornadas, las expectativas previas al inicio, los puntos altos y bajos, y todo lo que se viene en los cruces de eliminación directa frente a un adversario conocido, a quien enrentó cuatro veces esta temporada, con registro 3-1.
«El balance es aceptable; de los tres Federales disputados, es en donde terminamos más alto y con el mejor registro de triunfos. Seguimos desarrollando jugadores; esperábamos como primero objetivo meternos entre los tres de arriba, pero no pudimos, No estuvimos muy a la altura en los juegos de visitante, sino nos hubiéramos posicionado mejor en la tabla, y en las dos últimas fechas con posibilidades muy concretas de pelear entre los primeros tres lugares», expresa Juani en el descanso dominical de su hogar en Casa de Padua. Aunque, dando sustento a quienes lo tildan de obsesivo y estudioso, repasa al rival de reclasificación, mientras realiza la nota.
«Entre los puntos altos, tuvimos varios; el día a día en la semana, el no relajarnos al entrenar, el juego en equipo. Terminamos cuartos, y nunca tuvimos un jugador sobresaliente en el Quinteto Ideal del Federal; si bien teníamos tendencia a que alguno meta bastante goleo, los puntos y rebotes fueron repartidos, incluso los minutos en cancha. Lo más fuerte estuvo en cuando uno no tenía una buena noche, asomaba otro. Otros aspecto a resaltar estuvo en la localía; a diferencia de cuando salíamos de visitante. En casa se dio perder el primero y último, pero después ganamos con bastante autoridad; no llegamos prácticamente nunca a un final cerrado. Esperamos en los playoffs mantener esas virtudes y achicar el margen de error», señala.
Agradece las palabras de colegas rivales en la Metropolitana, por el juego asociado de su equipo, y lamenta los setenta y ocho puntos recibidos en el cotejo ante el Indio, porque eso le impidió terminar como el mejor conjunto nacional en cuanto a tantos en contra; culminó segundo, a escasas centésimas de Tucumán BB, uno de los candidatos no solo de la Conferencia Norte, sino de toda la competencia.
«Me sentí muy a gusto e identificado con este equipo, por el modo como respondió dentro de los rectángulos al momento de defender», agrega González.
Quien le hizo casi ochenta fue el oponente que llegará hasta Barcala este miércoles.
«Tampoco vamos a tomar los recaudos para que iindispensablemente nos anoten poco; si se da un juego palo y palo tampoco nos viene mal, por el hecho de poder subirnos el score. Y la verdad, tampoco nos sentimos incómodos de esa manera. Fue una pena haber regalado tantos puntos con pequeñas situaciones, pero Los Indios es un conjunto goleador, y a nosotros nos calza perfecto a la autoestima poder anotar casi noventa, porque significa que podemos jugar a ese ritmo», afirma.
Los dos triunfos a domicilio (Echague y Los Indios) llegaron en el momento justo, previo a las eliminaciones directas, donde un juego rescatado en territorio rival, pone la balanza muy cerca del lado propio.
«Sirvió para convencernos de poder ganar como visitante, jugando bien. Que podemos llegar a finales cerrados y salir airosos. Fue muy bueno conseguirlo tan cerquita de los playoffs», finaliza.
Porteño consiguió el objetivo de meterse en los cruces con ventaja de localía. Será frente a Los Indios, y allí irá por el otro, mucho más deseado: pasar un cruce, situación negada en las dos participaciones anteriores. No será sencillo, pero el plantel se tiene toda la e para escribir otra página buena en la historia del club.