Las chicas de Hockey consiguieron un meritorio segundo puesto en el Panamericano de Recife, Brasil, cayendo en la final ante UTV de San Juan. Dentro de un equipo compacto. sólido, el arco está muy bien cubierto con Julieta Rouco. Llegada desde Racing de Villa del Parque, hoy es una de las figuras de un plantel dirigido por Guido González.

Pasados unos días del certamen en tierras brasileras, charla sobre esa experiencia, el metropolitano, y sobre sus inicios en este deporte.

“El proceso antes del viaje fue complicado, porque la mayoría de nuestras compañeras del club por un motivo u otro no podían viajar; cada vez se nos hacía más difícil para quienes estábamos confirmadas (Iara Moreno, Micaela Sordi, Camila Guido,Sofia Kawka y yo), pero no perdíamos la ilusión de cumplir nuestro sueño de viajar a Brasil, motivo por el cual llamamos a Leila Martínez (Ciudad de Bs As) y Pamela Burgoa (Concepción de San Juan). Para nosotras, participar en un torneo de esta índole es algo único y no podíamos dejar pasar esta oportunidad. Lo vivimos de la mejor manera, como un equipo concentrado con el objetivo fijo de salir campeón. Cada partido fue una final para nosotras, era entrar a la cancha sin pensar en otra cosa más que en ganar”, expresa Julieta en un alto de su trabajo. Y agrega:

“En el proceso del viaje se vivieron muchos sentimientos… enojo, tristeza, y también felicidad plena. Viajar con Estudiantil Porteño es lo más lindo qué hay; tanto a mí como a mis compañeras nos encanta representar al club y siempre esperamos hacerlo de la mejor manera. La final fue un partido muy tenso, porque éramos conscientes de algo:  quien primero se equivocara, iba a perder el partido. Fue un poco frustrante porque realmente queríamos ganarlo, pero también es gratificante saber que lo pusimos todo, no nos guardamos nada. Las chicas la rompieron, marcaron mejor que nunca y salimos de la cancha con la frente en alto siendo subcampeonas”.

Estudiante de psicología en la Universidad de Buenos Aires, en este cuatrimestre lo discontinuó para poder enfocarse de lleno a los entrenamientos. Uno de los síntomas donde se refleja el gran año del equipo, el sacrificio de las chicas, buscando poder instalarse plenamente en competencias nacionales e internacionales.

“Y… la verdad, en el hockey nunca se sabe eso. Ojalá que si, nosotras siempre que podamos viajar lo vamos a hacer porque es la manera de crecer y aprender, se gana mucha experiencia en estos torneos. Es donde se refleja el entrenamiento y esfuerzo que hacemos cada semana… yo juego hace 16 años y este torneo fue de los más lindos que me toco vivir. Así que espero podamos seguir viajando y conseguir un título importante tanto para el club como para nosotras”, expresa.

Es encargada en un local de ropa (“Sweet”), y eso a veces la lleva a tener dificultades para jugar. De hecho, en la noche del jueves, Porteño recibía a Geba; si ganaba era campeón del Metropolitano. Julieta no pudo llegar por estar con sus obligaciones laborales y no fue de la partida. Ante la negativa de las capitalinas en postergarlo, González apeló a una juvenil para remplazarla. El cotejo no se pudo ganar, y ahora se debe esperar el coque entre Geba y Argentinos Juniors para saber si pueden coronarse como las mejores, o terminar segundas, lo cual no deja de ser muy bueno.

“El 2017 lo empezamos con el pie izquierdo; estábamos en un momento donde nos desconocíamos, no podíamos ganar un partido y eso es horrible. Fue muy difícil hacer el click que necesitábamos para volver a ganar. Pero por suerte apareció Guido, que no nos deja perder ni un partido; tiene una cabeza muy positiva y le es fácil transmitirnos eso.  El mes pasado salimos campeonas del torneo y ahora hicieron otro solo de ida, que nos queda jugar contra Geba este jueves 7/12 y, si ganamos, salimos campeonas. Ojalá puedan venir a vernos la gente del club porque es lindo sentir el apoyo en los partidos”. Obviamente, la entrevista fue antes del cotejo, por eso habló en la previa del cotejo de anoche.

Junto al Panamericano de Clubes, se disputó el de selecciones, y la arquera representó a nuestra institución junto a Micaela y Sofía.

“Como siempre hay política en todos lados, hasta en el hockey. Pero esta vez nos benefició a mí y mis compañeras, ya que tuvimos la oportunidad de jugar con la camiseta de la selección argentina en una serie de partidos contra Brasil. En un principio lo que iba a jugarse era un panamericano de países, pero desgraciadamente y por temas entre federaciones, hubieron equipos que no pudieron ser parte. Yo había jugado una vez en Geba con la selección y también participé en preselecciones donde tuve el privilegio de entrenar con las mejores del mundo. Esta vez, hacerlo junto con mis compañeras fue distinto, porque siempre es lindo ver crecer a las personas que tenes al lado”, comenta.

Comenzó a los seis años en el hockey, de pura curiosa.

“Mi hermana, Florencia, le insistía a mis padres con que quería hacer hockey sobre patines, entonces (típico de hermana menor) comencé a insistirles junto a ella. Pero la realidad es que yo no tenía idea de lo que se trataba el deporte, solamente quería hacerlo para seguirla a Flor. Empecé cuando tenía 6 años en Racing de Villa del Parque, donde jugué hasta los 14, que fue el momento donde se disolvió el hockey en el club y me vi obligada a cambiarme a Porteño donde ya había una arquera y la verdad es que yo no jugaba demasiado. Así que me cambié a Geba durante el 2012 donde salimos campeonas en varias oportunidades; pero no era lo mío ese club, ganábamos y nos iba bien pero eso no me llenaba del todo. Es por eso que decidí volver a Estudiantil en el 2013 hasta la actualidad”, afirma como una hincha más.

Entonces, ya con ese sentido de pertenencia incorporado, se le pide una reflexión sobre como se siente en la entidad.

“En el club me siento excelente, Porteño es familia y eso se siente. Es jugar en equipo y tirar siempre todas para el mismo lado, y más allá de las chicas, la gente que trabaja en la subcomisión también motiva. Fabio Porreca hizo hasta lo imposible para que nosotras pudiéramos viajar y eso hay que agradecerlo”.

Julieta Rouco, la arquera de un gran equipo que cierra un 2017 en alza, y con grandes proyecciones a futuro.