En un final electrizante, definido en dos tiempos suplementarios, Porteño se consagró campeón de la Copa Metropolitana de Básquet al vencer a Colegiales 85-84. Y como en muchos partidos de la temporada, Jorge Quercetti tuvo una faena espectacular, con 33 puntos y 10 rebotes, que lo transformaron no solo en la figura de la noche, sino en el Jugador Mas Valioso del torneo organizado por FeBAMBA.

«La verdad que la final fue para el infarto, con dos tiempos totalmente distintos. En el primero controlando el juego en ambos lados de la cancha, tanto en solidez defensiva, sumando a la buena efectividad que estábamos teniendo, logrando una diferencia entre 18/20 puntos. Yo la verdad pensé que el segundo tiempo iba a ser de la misma manera; es más, entramos muy tranquilos y creo que uno de los errores fue ese. Ellos se pusieron más duros en defensa, sumado a la altísima efectividad de tres puntos que empezaron a tener, nos complicaron la vida. Personalmente desde el partido con Midland estuve con un desgarro en el gemelo derecho de 5-6 milímetros que se me fue agrandando hasta la final (nadie se enteró, solo el cuerpo técnico, hasta esta nota que me estás haciendo jaja), y los últimos partidos fue puro esfuerzo y ganas de ganar. Y yo creo que eso nos hizo no caernos al final del partido ni en los dos suplementarios, las ganas que teníamos todos de ganar. Sabíamos que el partido no lo ibamos a perder’, cuenta George, como se lo conoce en el ambiente, cuando lo apodaron en Lanus, club que lo vio nacer y desarrollarse en este deporte.

Y confiesa algo que de verdad, salvo el DT y sus colaboradores, nadie sabía. Doble merito para este ala pivot, donde refleja no solo el compromiso con el grupo, sino una fortaleza de voluntad encomiable para sobrellevar una lesión y no se notara. Potenciado en aspectos no menores: una final, partido de semis jugado 24 horas antes, doble suplementario (con la carga emocional que eso conlleva) y saber que las pelotas en los segundos decisivos pasaban indefectiblemente por sus manos.

«La verdad, no es algo consensuado que yo tenga la pelota en momentos decisivos. Obviamente, en esas circunstancias la pelota suele ir en las manos de los que más gol tenemos, y que más decisiones solemos tomar, tal como Nacho, Roli, Flavio o yo mismo, o quien esté teniendo una buena noche. En ese momento de la final, personalmente estaba con un buen nivel, metiendo de afuera, sólido en el poste bajo y bueno, me tocó a mi. Me sentí en un muy buen nivel este año y la verdad que el campeonato  coronó  la buena temporada que me tocó tener», afirma, reflejando en los números globales el concepto desarrollado.

Respecto a los riesgos de afrontar el juego final con la posibilidad de acrecentar su lesión, termina siendo un capitulo mas de los esfuerzos y sacrificios para jugar en Porteño, un club que no le queda cerca de su casa ni de donde hace las residencias obligatorias en su profesión.

«Mira, desde el primer momento prioricé mis estudios, y cuando tuve que irme de Lanús, porque los entrenamientos eran a la mañana, mi búsqueda de clubes priorizaba horarios por sobre cercanía. Cuando hablé por primera vez con Dani (Piputto, el DT) y la dirigencia, les dije que necesitaba entrenar a la noche y que por ahí debía tener alguna que otra licencia de 1 o 2 veces por mes, sea por exámenes o por otras cosas no pueda ir ( que por suerte no pasó casi nunca ). Ellos accedieron y quedó sellado. No te voy a negar que al principio fue muy duro el viaje y en un momento ya detestaba la General Paz y el Acceso Oeste, pero con el paso del tiempo se volvió parte de mi rutina y la verdad que ya ir al club es como ir al hospital en mi cabeza; no siento que sea un súper viaje. Además el básquet es el momento del día en qué me desconecto del estrés que acarrea la carrera, y que mejor ir a hacerlo a un club donde me siento feliz y cómodo, dónde tanto con los dirigentes, cómo entrenadores y mis compañeros tenemos la mejor de las relaciones. Es un grupo de trabajo que aprecio mucho, Encima, si como grupo nos va así de bien como nos está yendo estás últimas temporadas, que más motivación esa para ir a entrenar»,  afirma este doctor recibido durante el 2022.

«Me recibí de Médico en la UBA en mayo de este año. Estuve haciendo las prácticas obligatorias hasta diciembre y el mes que viene ya tendría el título y matrícula. Mi idea es iniciar a fines del 2023 la residencia en Clínica médica y hacer una post especialización en Neumología», describe.

Al preguntarle por sobre esa especializacion, detalla:

«Neumología estudia básicamente todas las patologías que afectan al pulmón: asma, epoc, cáncer pulmonar, tuberculosis, etc. Todas las patologías infecciosas pulmonares junto con infectologia. Es bastante extensa».

La residencia obligatoria la realizó en el Hospital Evita de Lanús.

«Me re sirvió porque lo pude elegir, y me queda a cuatro cuadras de mi casa. por lo que estaba súper cómodo. Además hacía guardias como practicante en ese hospital hace tres años, y ya me lo conocía todo, y a los profesionales. La verdad que me vino excelente», afirma.

Si hay un club de Argentina que sabe de proyectos, y no solo en básquet, es precisamente Lanús, por lo cual, el de Porteño no le trajo nada nuevo. Traído para jugar el Torneo Federal, quiso tambien integrar desde un principio la plantilla metropolitana. Y desde alli, trabajar en conjunto por el objetivo que se consiguió recientemente. A pesar que tal vez de entrada, Porteño no estaba en la lista de potenciales candidatos.

¿En su visión, cree que el logro es un premio al trabajo sostenido de años, o a la llegada de refuerzos que dotaron al equipo de jerarquia?

«Mirá, es una mezcla de ambas cosas. La llegada de Flavio (Perez Ondarts), a mi personalmente me vino de 10 porque no solo me dió un alivio en mi posición, sino además armamos una pareja de juego que realmente es muy difícil de defender para los rivales. Nos complementamos bien y podemos cubrir muchos roles. Ahora, yo creo tambien que es una consecuencia de todos estos años que estuvimos trabajando. Como dice Dani siempre, somos un solo grupo, entrenamos el equipo del Federal, el equipo de la Metro y los juveniles que juegan en ambos torneos siempre juntos. Cuando le va bien a uno le va bien a todos, y estuvimos haciendo muy buenos torneos estas últimas ediciones y siempre nos faltaba algo para terminar de coronar. Esta culminación que tuvimos este año es gracias a este «proceso», por asi decirlo. Trabajando siempre de la misma manera, con chicos del club, dos o tres refuerzos pero siempre siguiendo la misma línea», soslaya.

Agrega:

«El entrenamiento en conjunto nos beneficia realmente a todos. Por un lado a los del equipo del Federal, tener entrenamientos de un altísimo nivel deportivo y de juego, que muchos equipos no pueden hacer ya sea porque son dos grupos apartes o porque los juveniles de otros clubes no tienen el nivel para permitir esos entrenamientos. En cuanto a los chicos de la Metro olvidate, pensá que están entrenando a la par nuestra y tienen un nivel excelente, es más, a Facu (Spagnuolo), Nico (Rodriguez) y Bocha (Belloni) damelos para el Federal si hubiera más fichas mayores. Como te digo, la línea de ambos grupos es súper delgada».

Intehrante del equipo que compite en el Torneo Federal (desde enero, Porteño lo hará por novena temporada consecutiva), el balance agridulce de una gran participacion, donde se mantuvo invicto hasta los cuartos de final. Y con un solo cotejo perdido, culminó alli el certamen.

«Una lástima, porque hicimos un gran torneo. Pero en esta clase de definiciones, donde todo es a un solo juego, no podes equivocarte. Y nosotros no tuvimos el mejor partido, y ellos ((Pilar), si, y nos sacaron una ventaja que si bien estuvimos cerca, no pudimos revertir. Pero el balance es bueno, y logramos el objetivo principal, de que Porteño continúe siendo parte del basquet nacional», expresa.

Y si bien ciertas limitaciones edilicias y presupuestarias, lo pone a Porteño con un.techo en el tercer escalón argentino, en su opinion para que cree puede estar en un futuro.

«Yo creo que Porteño se merece por el trabajo efectuado y lo que va mejorando en este proceso, jugar mínimamente alguna instancia nacional. Sabemos de las limitaciones que podemos tener, pero realmente creo que tenemos un excelente plantel, que mejora día a día y que merece una recompensa en el Federal».

Jorge Quercetti, la figura de un equipo que se coronó campeón, y quien le aporta jerarquia a un plantel que habiendo probado las mieles de la gloria grande, va por más. Y contando con el MVP del 2022, tiene derecho a soñar.