La Primera B comenzó con el pie derecho su participación en el Torneo Nacional de Clubes en Rosario, venciendo a Kamikaze de Mar del Plata por 4-3. Sin dudas, un partido duro, parejo, y que los dirigidos por Pablo Lettieri pudieron volcar a su favor por varios factores, entre ellos, la capacidad goleadora de Joel Buscaglia, autor de tres goles.

Tras el partido, el equipo se retiró a comer y descansar. En ese momento, el propio Joel pide un rato para almorzar, y tras ello, prestarse a la charla y comentar lo vivido unas horas antes.

“Fue un partido duro, al principio parecía más accesible. Con el transcurso fue cambiando y se emparejó; buscamos proponer en todo momento y generamos varias oportunidades de gol. Sobre todo en el segundo tiempo, hasta que pasamos arriba del marcador y ahí tratamos de cerrarlo. No pudimos definirlo antes, tal vez producto de la mezcla entre nervios y ansiedad por el debut. A veces las cosas no salen como uno espera”, indica este jugador de 30 años, quien llegó al club hace dos atrás, a instancias de una invitación que le hizo su amigo Rodrigo Mallo.

Ya sacado esos nervios, se presentan esta noche a partir de las 21 horas, ante Atlético Paraná B.

“Es una alegría muy linda compartir esto con los chicos y se den los resultados que queremos. Comenzar con un triunfo es muy bueno”, agrega.

Con respecto al cronograma antes y después del encuentro contra los marplatenses, señala:

“Nos levantamos alrededor de las 9, desayunamos en el hostel y tipo 11:30 arrancamos al estadio. Vimos un rato otro partido y después ya metidos en el nuestro, con la entrada en calor. La alegría después del partido en el
vestuario cantando alguna canción. Recién volvimos de almorzar”, dice, siendo casi las 18.

Repreguntado sobre lo que harían en el resto de la jornada, comenta:

“Ahora algunos harán una siesta y un poco de espacio recreativo. Mañana por el momento no se si entrenamos, quizás algo suave, como estiramientos y demás”.

En relación a la invitación de su amigo, señala:

“Empecé para compartir más tiempo con mi amigo Rodrigo y también para aprender Futsal por amor al fútbol.  También juego en una de las primeras que tiene el Sitas. Fútbol 11”.

Vive con sus padres y hermano en Villa Sarmiento, y trabaja en una empresa de seguros. Sobre el pertenecer a la familia de Porteño, dice:

“La vida de club es hermosa, los amigos, lo que rodea cada momento en relación al deporte y socializar. El sentimiento de pertenencia. Porteño es un club con un espíritu muy lindo, una familia. Y me permite vivir una experiencia muy linda con este torneo”.

Pide un tiempo para ir a tomar mates con sus compañeros, y tras un par de retaceos por parte del cronista, la foto que inmortalice ese momento. El de un grupo de jugadores distendidos, tras haber comenzado ganando en el Torneo Nacional, y mostrar un horizonte más limpio, de cara a la clasificación. Joel Buscaglia, el autor del hat-trick, con el que Estudiantil Porteño gritó más fuerte en Rosario.