La Tira A del básquet recibió a Huracán San Justo el sábado, en la fecha final de la primera rueda en la zona del nivel 1, Conferencia Oeste, de los certámenes formativos de FeBAMBA. El Globo llegaba como el escolta, a cuatro partidos de distancia, y quería aprovechar la situación para acercarse en la tabla de posiciones. Pero Porteño no le dejó alternativas, le ganó en las cuatro categorías, termina la rueda con un global de 19 ganados y uno solo perdido, y salvo una catástrofe improbable, restando cinco jornadas, se encamina cómodo a ser uno de los dos clasificados a la fase siguiente.

En la noche de una jornada larga, hablamos con Matías Izzo, entrenador de los Infantiles, Cadetes y Juveniles desde hace varios años, quien dio su punto de vista acerca del progreso de sus planteles en relación a la pretemporada, donde no daban las señales de solidez mostradas una vez comenzado el campeonato. También dio su parecer sobre el nuevo formato de competencia.

“Estamos vivenciando el progreso de estos últimos años, principalmente por los niveles que veníamos jugando. Los chicos están bastante bien, y de a poco van mejorando. Los U17 muestran progresos, los U19 conseguimos ahora entrenar más tiempo juntos; bastante temas de trabajo y estudios complican los horarios, pero iremos poniéndonos más sólidos allí”, comenta desde su hogar, rodeado de su familia, mientras los minutos finales del sábado se van esfumando, dejando paso al domingo.

En marzo, se organizó un cuadrangular en nuestro club para las categorías formativas, y realmente el nivel mostrado dejaba espacio para las dudas, acerca de poder repetir una temporada en el más alto nivel de modo competitivo. Sin embargo, como tantas otras veces, los jóvenes despliegan su mejor cara, y se muestran como poderosos, y con ambiciones fuertes de cara al transcurso de los meses.

“Seguro, es entrenamiento, trabajo, se está armando un lindo grupo en ciertas categorías. Son aplicados, cumplen con lo que se les indica, y bueno, por ejemplo los Cadetes, a quienes te referis, es probable que no sean un equipo de punta, pero se va poniendo cada vez más sólido. Hay chicos con bastante talla y mejorarán con el tiempo”, afirma.

De veinte partidos, Porteño lleva ganados diecinueve; solo cayeron los Juveniles la semana pasada en Marcos Paz. Y con respecto a eso, se le pregunta a Izzo si en definitiva a esta altura, con una clasificación cercana, no viene bien una caída, para no generar un marco de invulnerabilidad que luego, al medirse contra los gigantes de la Federación, puede confundir e instalar climas pesimistas.

“Sirve para crecer, porque los rivales también juegan; en muchos partidos tenemos varios errores, entonces viene bien medirse ante un equipo duro como Unitarios en su casa. Se dio que por el viaje y la lluvia, varios jugadores llegaron tarde, no pudimos entrar en calor, porque llegaron, firmaron y empezó el partido. Se dieron circunstancias para no tener un buen día, y la verdad nos vino bárbaro, porque nos acomoda un poco, sabiendo que no somos mas que nadie, si no entrenamos ni hacemos las cosas como corresponde. Si no nos ajustamos en eso, podemos perder con cualquiera”, asegura.

Tras varios años disputando el TOP 20, esta temporada se rediseñó un nuevo sistema de disputa, regionalizados en la primera parte, por ubicación geográfica, por encima de los méritos deportivos más altos. Y por eso Porteño en su zona, sacó una distancia considerable con el resto. Muy bueno desde los números, pero para Matías, con poco margen para el progreso real de los jugadores.

“Es difícil encontrarle algo positivo a este sistema de disputa; hay categorías donde se evidencia una diferencia muy grande. Quienes peor la pasan son los más chiquitos que pierden por distancias muy abultadas. Caso U13, donde algunos encuentros terminan con ventajas de cien puntos…. Cada club le podrá encontrar algo positivo de acuerdo a sus categorías o a su propio interés. Desde mi visión, sin la camiseta de Porteño, como si fuera un ajeno, no le veo nada positivo a este formato de torneo. Soy terriblemente crítico, porque no le sirve al chico que es muy bueno, y mucho menos a quien recién comienza”, dice con convicción.

Estudiantil Porteño revalidó, al menos en esta primera rueda, los pergaminos que lo tienen a la vanguardia del básquet metropolitano con sus formativas. Ya llegará el momento de volver a cruzarse con Boca, River, Lanús, Obras, los gigantes que generalmente monopolizan los campeonatos. Y en donde nuestra entidad, desde hace varios años, se acostumbró a entremezclarse y hablarles sin temor.