La relación de Charly Damato con Estudiantil Porteño comenzó de muy chico, específicamente a los seis años, cuando iba a la Colonia de Vacaciones junto a sus amigos.

“Allí, una muy buena persona llamada Ani Reynolds me tentó para comenzar a practicar Baby, y desde allí comencé a jugar fútbol hasta hoy día. Anteriormente hice actividad, pero no de manera competitiva, en una escuelita de San Justo” comenta Charly en las vacaciones, antes de reanudar la actividad, no solo como entrenador de las inferiores, sino además como integrante del equipo Superior de Elite, Tricampeones durante el 2017.

“La verdad, tenemos muchas ganas y expectativas por volver y seguir creciendo en esta profesión”, agrega quien es hijo de Carlos y Marta, y hermano de Mariano.

Con respecto a su trabajo como entrenador formativo, señala:

“En la tira del Baby, durante el 2017 fue un gran desafío personal, porque se trata del manejo de un grupo de niños. Y eso es más difícil, no solo para ellos, sino los padres, quienes a veces buscan el bienestar de sus hijos por sobre el rendimiento grupal y colectivo. Veo bien el tema de velar por tu hijo, pero a la vez, peligrosamente puede prevalecer el ego y eso quieras o no, repercute en el equilibrio del grupo. Además, el grado de conciencia adquiridas en base a situaciones dentro y fuera de la cancha, son complicadas en comparación con el Futsal, donde los chicos tienden a ser más obedientes, por su edad de adolescente”.

Ya en la semana donde se terminan las vacaciones y regresa la actividad oficial en cuanto a entrenamientos, habla sobre sus objetivos como entrenador.

“Quiero mejorar mi sistema de enseñanza, para que los chicos adquieran nuevos conceptos en menor tiempo; además, desarrollen mejor la toma de decisiones, buscando principalmente en ellos la posibilidad de pensar y no hacer las cosas de memoria. Sin dudas, el proceso es más lindo que el resultado!!! Obviamente, ganar nos gusta a todos; soy un convencido que poseyendo un gran grupo, con ganas de aprender, el resultado llega solo. Sin dudas, dependés de los detalles, pero allí están puestas las obligaciones del entrenador”, señala.

Con respecto a su función dentro del equipo superior, se desempeña como alero ofensivo, o poste.

“Por momentos suelo desempeñarme y adaptarme en la posición requerida por Gabi (Gabriel Espósito, entrenador). Somos muchos en esa posición y vamos alternando en base a las necesidades del partido”. Y agrega con relación al retorno de las actividades.

“La pretemporada comienza el miércoles 14; seguramente por experiencias anteriores, habrá una primera parte física bastante intensa. Luego, la parte táctica quedará a consideración de Gabi; siempre es fuerte, porque comenzamos una semana después de lo normal, pero no nos pesa en absoluto, porque mantenemos las expectativas de repetir un gran año”.

Entonces, con toda su vida en Porteño, se le pide una reflexión sobre esta actualidad del Futsal.

“La verdad, de tantos años y momentos vividos aquí, llegar a semejantes logros me llena de orgullo y emoción al poder compartirlo con mis amigos. Los valores humanos formados por este grupo, rompieron las barreras impuestas como objetivos; sin dudas allí radica el mayor logro. La dedicación y el esfuerzo, sumado al apoyo incondicional de familiares, amigos, conocidos, y los propios nenes, hicieron que esto, al cual veíamos como un sueño, se transformara en realidad. Entender más allá del resultado, que el sentido de pertenencia en lo más importante. Tengo la plena convicción de no ver el techo de este plantel; para nada lo veo como una casualidad, sino al fruto de años trabajando, donde en este 2018 nos esperan nuevos desafíos y respaldar lo conseguido”, afirma.

En su actividad laboral, Charly tiene junto a dos amigos un emprendimiento gastronómico.

“Trabajo de manera autónoma con servicios de picadas y bebidas. Nos vamos reinventando para generar ventas y estar como un gran competidor en el mercado. Me gusta mucho emprender desafíos, y mas si se trata de negocios personales. El servicio de bebidas se llama Burrito Delivery, y el otro Todo Picadas. En cada emprendimiento tengo un socio; el de bebidas lo hago con Lucas, un amigo de la infancia. Ofrecemos la mayor variedad de bebidas nacionales e importadas, con precios competitivos, donde además realizamos envíos sin cargos de acuerdo a la zona donde nos soliciten pedidos. Con relación a las picadas, lo efectúo con Tomás, otro amigo de toda la vida; brindamos un servicio de picadas tanto para pocas personas como eventos con numerosa cantidad de gente. Al igual que el otro, también nos manejamos con entregas a domicilios sin cargo. La verdad, estoy muy contento con lo que hago, porque dependo exclusivamente de mi”, comenta.

Para quienes deseen interiorizarse sobre sus servicios, pueden comunicarse al 1161589573.

Charly, hijo dilecto del club, como la mayoría de sus compañeros, disfrutando del momento pletórico de su equipo, el cual por poder repetir las hazañas recientes. Y a la vez, dedicando a transmitir su experiencia y amor por Estudiantil Porteño a los más pequeños.