Luego de la sólida victoria ante Estudiantes de La Plata, y de cara a la dura doble jornada como visitante frente a Unión Vecinal y José Hernández, respectivamente, Juan Ignacio González, entrenador de Estudiantil Porteño, habló acerca de lo ocurrido el viernes, las perspectivas futuras y los duelos del fin de semana.

“Realmente uno espera verlos responder de esa manera, porque  están siempre predispuestos al trabajo; mientras transcurren las semanas y las fechas, nos vamos conociendo mejor mutuamente. Saben lo que pretendo, y lo cumplen a rajatabla; defensivamente se  esmeran mucho, están para cubrir el lugar de un compañero, y eso da una solidez en la pintura propia, lo cual marca hasta el momento ser el conjunto con la mejor defensa de los sesenta y cuatro del Federal. Sinceramente, esperaba verlos con el funcionamiento mostrado el viernes”, comenta Juani en la media tarde del lunes, en la previa al inicio de una semana vital para el elenco de Ramos Mejía. Su referencia remite al enorme trabajo de sus jugadores en ese aspecto, permitiendo a los de City Bell anotar solamente diez puntos en la primera mitad, definiendo las acciones en ese segmento, con un concluyente 39-10.

La repregunta gira en torno a la satisfacción de todo entrenador cuando ve plasmado en el rectángulo lo diseñado durante las labores previas al cotejo.

“Totalmente; creo que todos los entrenadores buscamos hallar una identidad, y la realidad es que cuesta y mucho, porque algunos la trabajan durante procesos de varios años. Este es un equipo nuevo: Pablo Barrios jugó cinco meses en el 2015 y regresó ahora; la base con muchos minutos (Santiago Juárez, Ignacio Romani, Hilario Gutiérrez) es completamente nueva. Me identifico mucho con ellos, siempre tienen un poco más para dar y por cierto encontramos rápidamente un sello propio y es recíproco. Tanto en defensa como en ofensiva, hay fluidez, bastante pases, no hay egoísmos y todos saben la importancia de integrar un plantel que gane y no la necesidad de sobresalir en modo individual”, expresa.

Cuando Porteño comenzó la temporada, cayó en tres de los cuatro cotejos iniciales; luego, tras el triunfo frente a Racing, el técnico diseño un  sprint de 4-2 entre victorias y derrotas, para poder llegar al receso entre los seis primeros.

“De esos seis encuentros debíamos sacar de mínima cuatro, y pudimos meter un 5-1, permitiendo culminar entre los cinco de arriba. La realidad, ahora estamos bastante ilusionados con lo mostrado dentro de las canchas, y si te digo que no pensamos en poder estar entre los tres primeros, te mentiría. Tenemos un partido muy importante el viernes y de ganar, nos prenderíamos con dos equipos más en un tercer puesto; ya se va evidenciando quienes están para pelear arriba y quienes abajo. Si bien con Lanús no le podemos achicar de manera directa porque ya nos enfrentamos las dos veces y Racing tiene varios de local, por lo que considero difícil restarle unidades, el torneo es largo, quedan once fechas y estamos para luchar por el tercer puesto. Lo vamos a intentar, tenemos muchísimas expectativas; en caso de no pasar, entonces buscaremos una buena ubicación e instalarnos en la cuarta posición, para tener ventaja de localía en los playoffs”, admite.

Se le pregunta si como entrenador a cargo de las tres ediciones donde Estudiantil Porteño compitió en el TFB, uno de los objetivos centrales está en poder pasar esa ronda inicial, ya que en las dos anteriores fue eliminado en dicha instancia.

“Es importantísimo ese desafío; como primer medida buscamos instalarnos entre los tres primeros y entrar directo a octavos de final, y de no lograrlo, prepararnos para pasar varias fases. En el reordenamiento de las tres divisiones, no sabremos con quienes nos mediremos, pero una vez le dije a los dirigentes, cuando perdíamos seguido, que mantenía las buenas sensaciones de dirigir a un equipo con la mira de llegar lejos. Ojalá pueda darse, porque tengo buenas perspectivas con mis jugadores, desde lo grupal hasta lo basquetbolístico. Está todo dado para cumplirlo, dependerá de nosotros”, afirma Juani.

Se viene la doble fecha como visitante, y la chance de ratificar los conceptos del entrenador. Un oponente directo en la pelea de arriba (Unión Vecinal) y otro que al estar en el fondo de la tabla, buscará no resignar mas puntos de local.

“Las doble fechas siempre son duras por varios atenuantes. Tendremos un cotejo muy complicado en lo deportivo y emocional, porque si podemos ganar en La Plata quedamos en una zona muy favorable. Eso dejará un cansancio mental; veremos como se da el partido y obviamente el desenlace del resultado. Luego, para el domingo, tendremos algo de tiempo para pensar; incluso el siguiente fin de semana volveremos a jugar fecha doble, en casa y apenas cuatro días después, visita a Huracán. Está bueno saber que cuando el plantel quede más sano en lo físico (lesión de Ignacio Siniuk, Guillermo Crespo con una molestia, Barrios mejorando de sus dolencias lumbares), nos quedará una plantilla larga y de ese modo no bajar la intensidad en las rotaciones. Pero lo primero es el vienes ante Vecinal”, sostiene.

Con respecto al plantel, se incorporó Ramiro Rodríguez tras la salida de Esteban Belloni. El ala pivot es un experimentado jugador con paso por los certámenes de FeBAMBA, y González habla sobre su arribo.

“Teníamos en la plantilla varios U22 y anotamos a Belloni como ficha mayor y a Hilario como U22. Al bajarse el Bocha, nos quedó disponible un mayor; los dirigentes llamaron en principio a dos chicos de la Primera que compite en el campeonato de Capital, y ambos por diferentes no razones personales no se incorporaron. Entonces pensé en un jugador que viva cerca, y a la vez, reformular la posibilidad de sumar un alero que nos de talla, poder jugar al poste bajo, pensando que Pablo está entre algodones. Debimos incorporar alguien que nos permita jugar en la pintura, porque allí estaban solo Guillermo e Hilario. Ante cualquier eventualidad no deseada, el equipo sería de una talla pequeña. Entonces lo llamé a Ramiro, lo convencí y se sumó”, puntualiza.

Juan Ignacio González, entrenador de un Estudiantil Porteño con ganas de seguir en este nivel óptimo y pelear por instalarse en las primeras posiciones. Ante Vecinal, este viernes, tendrá una prueba de fuego para saber si cuenta con las herramientas para ello.