Durante la mañana del sábado, los responsables de Karate decidieron realizar una actividad que incluyó no solo la participación de los alumnos,sino también de sus padres y familiares.

«Fue una especie de Encuentro entre los más chiquitos junto a sus padres y abuelos; fue una sorpresa para ellos, porque no sabían nada de la visita. En medio de la clase, los padres se sacaron las zapatillas e ingresaron a hacer un entrenamiento con nosotros. Realmente fue un momento agradable, muy lindo, donde primó la emoción y alegría. Sirvió muchísimo en lo espiritual, porque ese era el objetivo», señala Oscar Rodríguez, responsable de la actividad en el club, que se desarrolla en el segundo piso, donde funciona Amigos del Corazón.

«Participaron todos mis alumnos, junto a los anteriores mencionados. Estaban tres generaciones juntas, padres entrenando junto a sus hijos, sin dudas mostró un escenario hermoso, haciendo un gran cierre de año», agrega.

El evento fue luego de haberse tomado examen finales, aproximadamente a las 10.30, y se extendió hasta el mediodía. Tomaron parte unas cincuenta personas, un grupo bastante nutrido.

«Continuamos las clases hasta fin de año, porque los chiquitos terminaron el ciclo lectivo, y ya dentro de poco arrancan en la Colonia. Quizás los días de semana no vengan, y por eso diciembre es un mes mas para los mayores; oficialmente culminamos en unas semanas, enero lo tomamos de vacaciones, y en febrero volvemos a la actividad con una pretemporada física, antes de reanudar las clases de karate», añade.

Hermosa actividad que involucró a los niños, junto a sus padres y familia, para despedir el 2017 de la mejor manera.