La Primera Elite de Futsal comenzó de manera soberbia, como digno monarca sudamericano, las semifinales del Metropolitano. Golearon 11-4, en el primer duelo contra 2021 Futsal. Y merced a las amplias diferencias, el Zurdo Espósito pudo rotar al plantel, quien con toda la competencia sobre sus lomos, cuida los físicos entre algodones.

Por eso, uno de los Juveniles citados por el entrenador, Nacho Scocco, tuvo sus minutos, y como estadística inolvidable en sus retinas, marcó su primer gol en el equipo superior.

“Fue hermoso. Cometí un error en el gol de ellos y no habia podido redimirme de esa jugada hasta el gol. Lo grité sacándome toda la bronca y fue gracias a Nico Caamaño, quien recuperó y me pasó la pelota para que defina”, describe Nacho en la noche del martes, al final de una jornada que lo tuvo concurriendo al Colegio Bartolomé Mitre, de Moreno, cerca de donde vive junto a su familia, en General Rodríguez. Es su último año de la secundaria.

Respecto al partido, dice:

“Desde un principio fuimos con la mentalidad de no regalarle nada, y sacar una amplia diferencia en el resultado. La primera volvió a demostrar donde merece estar, por tanto esfuerzo en la semana y lo hizo de la mejor manera posible”.

Un conjunto que junto a la calidad técnica, mostró coraje al deber jugarse la clasificación a las semis, apenas llegados desde Comodoro Rivadavia, exhaustos luego de un intenso Sudamericano.

“Los chicos tuvieron el viaje del Sudamericano, con todo lo que eso implica, y cuando volvieron tenían las piernas fusiladas. Pero sacaron fuerzas de donde no tenían para jugar un partido y el desempate, con fechas que claramente no eran favorables; y aún así pudieron meterse en las semis y demostrar de lo que Porteño es capaz”, afirma Nacho.

Y ahora, ya descansados, son sin dudas grandes candidatos para quedarse con el Torneo. Se le pregunta al alero, quien a veces se desempeña como pivot, como ve al equipo desde adentro.

“No conviví mucho con el plantel de primera, pero por los entrenamientos que estuve y el lunes en la semifinal, puedo decir que es muy unido, y con ganas de ganar todo y de representar bien al club. En cuanto a mi, me apoyaron, me hicieron sentir cómodo y me ayudaban en todo lo que podían”, responde.

Sobre cómo se dieron las situaciones para integrar la plantilla el lunes, expresa:

“Sinceramente no lo se, no me lo esperaba en lo mas mínimo. Me mandó un mensaje Alan y no lo podía creer. Después hablé con el Zurdo y me lo dijo él también, pero realmente no se como se dio”, admite.

Llegó a Porteño a los cuatro años, y sobre el modo de entrenar, recuerda una anécdota en especial:

“Jugábamos a la mancha con aros, me formé en el club y crecí ahí”.

Luego del baby, llegó la oportunidad de pasar a las inferiores. Tiene 17 años, y vive con sus padres Marcelo y Natalia, además de su hermano Tomás. Hace dos años y medio está de novio con Carolina. Sobre su nombre y apellido, inevitable preguntarle sobre el paralelismo con el delantero de River Plate.

“Jajaj si, pero realmente no tengo idea si existe alguna relación entre nosotros dos. Siempre me preguntan pero no se qué contestar, porque no lo se”, asume.

Sobre el defender los colores del club, y el sacrificio de viajar desde General Rodríguez para poder seguir perteneciendo a la cofradía del Futsal de Porteño,expresa:

“Es un placer, desde chiquito lo hice y no quiero dejar de hacerlo. Igualmente lo que más me gusta es ir a poder divertirme. Siempre en la charla pre-partido digo que lo más importante por sobre todas las cosas es divertirse”.

Y también, la posibilidad de reunirse con sus amigos que le dio la entidad.

“Muchos de mis amigos están acá en el club desde ya hace muchos años, y hacen que todo sea mas fácil, realmente. No hay nada mejor que jugar con ellos”, comenta.

Finalmente, sobre los objetivos próximos como jugador, asegura:

“Obviamente jugar en Primera y poder lograr algo, pero también seguir divirtiéndome con el pasar de los años, como siempre lo hice”.

Nacho Scocco, juvenil en la poderosa cantera de Porteño, quien en la noche del lunes inscribió su nombre dentro de la Primera Elite con un gol. Y junto a ellos, van por sumar otra copa a su ya nutrida vidriera.