El placer de poder mostrar el fruto de nuestro trabajo. Chicos que empezaron hace más de 14 años en nuestra escuela de básquet, hoy juegan el prestigioso Torneo Federal con éxito. El esfuerzo de ellos vale la pena y son referentes para los chicos que empiezan.

Motivados por el gran juego efectuado ante el puntero Ramos Mejía, donde cayó por dos puntos en un encuentro de altísimo nivel emocional, los dirigidos por Daniel Piputto volvieron a las prácticas, buscando mantener el nivel expuesto frente al Rancho. Ahora, llega a Barcala Echague, un conjunto que a pesar de acumular dos derrotas en fila, se reforzó de manera conveniente y será sin dudas un escollo complicado.

Mientras tanto, el plantel querrá sostener la excelente imagen del viernes pasado, entre ellos los jóvenes surgidos de las formativas, quienes entre los tres aportaron 38 puntos. Efectivamente, Ignacio Spagnuolo, Ignacio Siniuk y Esteban Belloni, siguen sumando minutos y protagonismo en un equipo que va resultando en una grata confirmación.

«La primera sensación que nos queda después del partido es de amargura, porque todos sentimos que nos lo pudimos haber llevado. Igualmente, por ahi se sabía que Ramos a priori tiene un equipo más largo y nos iba a complicar. Por eso el plan desde el principio fue hacer el mejor papel desde nuestro lado (tanto defensivo como ofensivo), y eso nos salió por lo menos durante un gran tramo del partido a la perfección. Asi que las sensaciones después de bajar las pulsaciones un poco son muy positivas», señala Siniuk, uno de los bases.

Por su parte, Belloni, puntualiza:

«Fueron sensaciones lindas de tener momentos donde se compitió de igual a igual, y llegar al final del partido y saber que pudimos ganar. Una lástima porque nos faltaron detalles, pero así y todo fue un gran partido en el que competimos los cuarenta minutos».

Spagnuolo agrega al respecto:

«Hicimos un gran partido y nos faltó muy poquito para llevarlo; tuvimos un excelente segundo tiempo y eso nos permitió llegar al último minuto con muchas posibilidades de ganarlo. Un par de errores al final y ante un equipo de la envergadura de Ramos, nos costó caro».

Porteño ha ido en su rendimiento creciendo y progresando; eso le ha llevado a no ver los playoffs de reclasificación como una quimera.

«El equipo tiene una química altísima, y eso aunque no se vea desde afuera, dentro de la cancha se siente. También la confianza de uno con el otro, saber que los errores son tolerados y que tu compañero te va a seguir apoyando.
El equipo está cumpliendo y por ahi, superando las expectativas que se tenian. Pero siempre se va a tratar de llegar lo más lejos posible», afirma Roly Siniuk.

«Con el correr de los partidos nos hemos conocido mas, todos tratamos de cumplir un rol determinado y eso se nota en la cancha. Por otro lado el buen grupo humano que hemos armado, tanto de jugadores como de cuerpo tecnico es otro factor muy importante, que ayuda al buen rendimiento del equipo. Estamos muy cómodos y sabemos que jugando a este nivel, podemos hacerle partido a cualquiera», asegura Nacho Spagnuolo.

Se conocen desde pequeños, compartiendo cientos de partidos durante las formativas, y hoy son el espejo para muchos de los pequeños y jóvenes jugadores que sueñan con algún día defender esta camiseta en la Primera.

«Básicamente, siento admiración por ellos. Los conozco desde chicos, son mis amigos, y con los años te das cuenta que compartir equipo con tus amigos es de las cosas mas linda que puede haber. Me encanta ver que les va bien y que podemos afrontar situaciones complejas y de alto nivel. lo mejor que puede pasarte como jugador es tomarte un segundo en el partido y ver al lado tuyo amigos jugando con vos. Me pone contento que pasaron tantos años y seguimos igual», comenta Belloni.

En tanto, Siniuk dice:

«Desde infantiles, dicho asi parece lejano jajaja… Bocha es un año más grande que Nacho, y Nacho un año más grande que yo; asi que practicamente desde mi llegada al club hace ya 7 años, jugamos juntos. No puedo decir otra sensación que felicidad; ver a quienes jugaron con uno tanto tiempo y desde tan chico a ese nivel te da felicidad por saber que llegaron a defender a su club en un torneo nacional, es algo que siempre quisieron. Ambos jugando un clásico de altísimo nivel, sumándole el protagonismo que tienen (y bien ganado lo tienen) y que el otro equipo se arma para salir campeón, te habla de sus capacidades. Los tres estamos donde estamos porque jugamos al lado del otro y nos potenciamos».

Finalmente, Spagnuolo, goleasor y figura del duelo ante el vecino de Villa Sarmiento, añade:

«La verdad es un placer seguir jugando con los mismos amigos con quienes crecí y comparti muchos momentos importantes de nuestras vidas, tanto dentro como fuera de la cancha. Me llena de orgullo poder verlos progresar y ser parte de su crecimiento. Somos del semillero del club y fuimos recorriendo un camino que no siempre fue fácil, y es muy lindo ver que ahora el sacrificio empiece a dar sus frutos».

Estudiantil Porteño se prepara para una nueva fecha, y en la savia joven de estos tres jugadores, halla respuestas para seguir efectuando una muy buena temporada.

FOTOGRAFÍA: Mags Acuña