El fin de semana pasado no hubo actividad en el voley formativo, y ya los equipos están enfocados en lo que será la visita a Escuela Incorporada Mariano Moreno, de Grand Bourg, este sábado.

Mientras tanto, buen momento para seguir charlando con algunos referentes de las categorías superiores de la Tira. En este caso, Lorenzo Fernández, integrante de los Sub 21, quienes ante Harrods dieron muestra de carácter y buen estado físico, para vencer de modo contundente en el tie break.

«Jugamos contra el club Harrods; si bien sabíamos que en la tabla general no estaban del todo bien, en sub 21 llegaban  invictos con 3 de 3 ganados. Y fue un partido bastante parejo, porque tienen un equipo bastante bueno. Empezamos ganando el primer set con mucha superioridad, pero el segundo y el tercero los perdimos porque no pudimos mantener esa superioridad. En el cuarto nos pusimos al frente y lo terminamos empatando 2 a 2, forzando ir al tie-breack. Por suerte pudimos recuperar esa superioridad que tuvimos en el primer set y lo ganamos 3-2», analiza Lorenzo en el mediodía del jueves.

Llegó al club en el 2011, con trece años.

«Desde ese año hasta hoy en día, siempre jugué en Porteño. A lo largo de mi corta vida como jugador estuve en casi todas las posiciones, pero la que más tiempo jugué es de central, hasta el año pasado. Hoy en día soy punta», describe.

Referido al encuentro con Harrods, se le señala la muy buena preparación física, una de las armas para  doblegar de modo contundente a un oponente que había presentado lucha en los cuatro sets anteriores.

«Si si coincido. Quiero destacar, a diferencia del año pasado, es la preparación física que estamos teniendo. Porque uno cuando juega cuatro sets seguidos empieza a tener un cansancio físico, difícil de explicar. Sin embargo, eso no nos hizo abandonar el partido y gracias al entrenamiento que estamos teniendo, nos sentimos  preparados para afrontar ese tipo de situaciones», asiente.

Recalca ese aspecto, y entonces agrega:

«Uno en cada partido sufre mucho desgaste desde lo físico, por esa razón yo creo que esa parte en el entrenamiento es esencial. Es mas, en años anteriores hubo veces donde no le dábamos mucha importancia  y realmente la diferencia es muy grande».

Estudiante de Arquitectura en la Universidad de La Matanza, vive con sus padres Alejandro y Daniela, y dos hermanos: Valentín, quien también juega al voley en nuestra en entidad, con los Sub 15. y Catalina.

Como varios de sus compañeros, estuve en casi todas las posiciones de la cancha. La consulta es si esa resulta una característica del cuerpo técnico en ir probando en diversas posiciones hasta hallarle donde mejor rindan.

«No se si es una característica de ellos, seguramente lo primero por ver de su parte es, como vos decís, en qué posición el jugador puede sobresalir mas y explotar todas sus potencialidades», responde.

Parte, como la mayoría, del notable crecimiento del Voley en todas sus categorías, comenta sus sensaciones sobre eso.

«Me parece algo muy lindo y emocionante. Lo que mas me alegra de esto, es poder compartirlo con mi equipo, porque como te habia dicho, empecé desde  chico y con mis amigos siempre nos ilusionábamos con llegar a la A y jugar contra los mejores. Siempre estuvimos en las buenas y en las malas en este club, así que para mi es una sensación indescriptible».

Y para el final, ese espejo de una Primera en la División de Honor, integrada por muchos jugadores quienes estuvieron hasta no hace mucho en esas categorías formativas. El incentivo por llegar allí.

«Exacto. Todos nosotros dese que empezamos a jugar ,soñamos con estar en la máxima categoría».

Lorenzo Fernández, integrante de los Sub 21 que piden pista en la Metropolitana para efectuar una gran temporada.