En la noche del miércoles, Estudiantil Porteño dio el primer paso en los playoffs de reclasificación dentro de la División Metropolitana, venciendo en un cotejo muy parejo a Los Indios 73-69. Así, la serie está a su favor 1-0, y este viernes disputarán el segundo encuentro, también en Ramos Mejía, con el local buscando volver a dejar los puntos en casa.

En el medio de un partido disputadísimo, los de Moreno estuvieron casi todo el tiempo en ventaja, pero en los últimos minutos, los dirigidos por Juan Ignacio González sacaron a flote el mayor oficio de algunos de sus jugadores, dieron vuelta la historia, ganando. Entre ellos, el base Santiago Juárez, quien la rompió no solo en la conducción, sino también con la conversión de puntos fundamentales; tanto que culminó como el goleador del encuentro, con 23 unidades.

“Los playoffs son un torneo aparte, porque se ponen en juego muchas situaciones, y los jugadores reaccionamos de diferentes formas. El contexto dio un partido cerrado, durísimo, trabado, realmente no nos dejaron jugar cómodos; pero también eso fue mérito de ellos al planteo propuesto. Lo cual era algo esperado por nosotros, porque nos enfrentamos cuatro veces en la ase regular, y nos tienen muy bien scouteados. Cerraron mucho la pintura, y nosotros no metimos de afuera; eso llevó a un partido cerrado, y quedar para quien lo defina mejor en la última parte. Fue muy duro, distinto a los anteriores, aunque parecido al primero, donde también los nervios por el debut nos dieron una mala pasada; los tres siguientes, el juego fue mas fluido, y los ganamos más tranquilos”, expresa el armador, en el mediodía siguiente al inicio de los playoffs, y ya pensando en este viernes, donde se volverán a medir.

Tuvo dos mitades bien diferenciadas; en la primera parte, midiendo tal vez su físico acorde a las varias semanas que estuvo afuera por lesión; si bien ante Echague y este mismo rival tuvo algunos minutos para acondicionar su regreso pleno, anoche tuvo el protagonismo en cuanto a minutos y determinaciones. En la segunda, asomó en plenitud, y con sus misiles fue parte del esquema que permitió revertir las acciones.

“Que haya entrado la pelota muchas veces es parte de cómo estás en ese dia; creo que al no estar saliéndonos las cosas como equipo, uno apela a aportar más desde lo individual. Se dio ayer, y hay momentos donde no salen asi; aproveché ese momento, entraron las pelotas de triple, algunos tiros de dos, y la mayor concentración para que eso salga”, admite.

Y ahora el segundo partido. Si los playoffs son un torneo aparte, la pregunta es si dentro de ellos, cada cotejo ante el mismo rival son también un capítulo aparte.

“Totalmente, y si bien puede ser una rase trillada, esto es un torneo aparte; porque condicionan mucho a los jugadores, los nervios son distintos, la predisposición es diferente. Si bien fue mérito de Los Indios en plantear un juego de estas características, también hubo una responsabilidad nuestra. Porque no jugamos completamente lúcidos, pero Juani nos remarcó, y coincido plenamente con él, en el cual debimos dar un poco más, por lo que nos estamos jugando. Sin dudas el viernes será distinto, porque tiene que ver con el día, con la preparación y concentración de cada uno de nosotros. Y eso, deberemos llevarlo a lo colectivo”, concluye.

Santiago Juárez, base de Porteño, quien volvió a pleno luego de su lesión, y fue la figura de un conjunto parejo, que irá este vienes por asegurarse la definición en su casa contra un Los Indios que mostró estar a la altura de estas instancias.

FOTOGRAFÍA: Matías Sentis