Desde hace unas semanas, hubo un enroque en la conducción técnica de los equipos de voley en la rama femenina. Efectivaemte, Ricardo Galetta, quien estaba a cargo de la Tira A, decidió irse con la Tira B, y Juan Pablo Costa, ocupar su lugar, intercambiando sus lugares.

“Ricky decidió unos cambios en las mayores, y me ofreció dirigirlas, y él irse a la B, donde estaba yo. Luego, nos sentamos a charlar con el resto de los profesores y con Diego, de la subcomisión, decidimos que si el cambio debía efectuarse, tenía que ser en todo, no solo con la Primera. El tema era evitar entrenar jugadoras cruzadas en las categorías, y entonces se llegó a la conclusión que era positivo para ellas un cambio; hace cuatro años que estamos juntos, él cinco con la Primera, y entonces coincidimos en que algunos cambios a veces vienen bien”, comenta Juan Pablo en una tarde, mientras se traslada desde General Rodríguez, donde trabaja, hacia el club, para una jornada de entrenamientos.

Al momento de darse esos cambios, se vieron resultados positivos en la cancha, y por eso se le pregunta en qué medida coincide eso con los hechos llevados a cabo.

“Fue positivo para ambas tiras; el sub 21 nos cuesta un poco más porque estamos escasos de jugadoras, y como no podemos seguir utilizando de más abajo, porque ya lo hacemos en dos categorías, se complica. En mayores, el cambio de actitud de las jugadoras fue notable. En realidad, venían perdiendo, y no se las razones, porque tienen muchas condiciones para ganar. Con las Sub 21, se irán ensamblando y acomodando, y llegaremos a armar un lindo grupo, donde obtendrán sin dudas triunfos.

¿Considera que la tira está dentro de la tabla un poco más abajo de lo que podría estar?

“Totalmente, podemos estar más arriba; seguramente, cuando encontremos los equipos en Sub 19 y Sub 21, iremos hallando mas puntitos, que en la general servirán mucho para acomodarnos mejor. También deberemos ver lo que hay en las otras zonas, porque en la segunda mitad enfrentaremos a otros rivales. Siento que tenemos material para pelear más arriba, incluso por un ascenso”, responde Juan.

Costa era jugador en Defensores de Moreno, y fue allí donde comenzó su etapa como entrenador; tras un paso en otras entidades, recaló en Los Indios, donde además de la dirección técnica, participó como jugador de una liga barrial.

“En Defensores llegamos a nivel de Primeral, y luego no jugué más; en Los Indios estuve ocho años, empezando desde cero en las inferiores hasta la Primera. Conseguimos varios logros, y eso me llevó a sentir que tenía un ciclo cumplido. Me llamaron desde Bella Vista para trabajar con los varones, el mismo año donde arranco con Porteño. En realidad comienzo en Bella Vista, con una propuesta económica que no era muy convincente, pero lo agarré igual. Al mes me llaman de Porteño, Ricky por un lado, Rodrigo (Martín), por el otro, sin hablar entre ellos, ofreciéndome venir aquí, con las inferiores y los veteranos. Renuncié a Bella Vista  y me vine a Porteño”, comenta Costa, haciendo un resumen de su llegada a nuestra entidad.

Eso sucedió en 2015, y desde ese momento, es parte de un grupo de trabaja en la cual, según sus propias palabras, se llevan muy bien, con objetivos mancomunados.

Al momento de rememorar las situaciones por rescatar en este tiempo, puntualiza:

“Me encanta el club como infraestructura, a nivel gente lo disfruto. Me refiero con quienes me toca compartir el trabajo, las chicas que juegan. Con mi compañera Luciana comenzamos dirigiendo  pocas categorías, y luego agarramos toda la Tira B, una genia que está siempre al pie del cañón, y compartir con ella el trabajo es muy gratificante. Poder estar ahora en la Tira y Primera A es un crecimiento personal grande, y si bien ya lo había hecho en otro club, me gustó la posibilidad de haber recibido la oferta, y no que trajeran a alguien de afuera. Es un reconocimiento que me obliga a seguir superándome, y aumentar el grado de responsabilidad. Es otra muestra que se puede seguir creciendo en el club, y siempre poder apuntar a un nivel más alto. En Porteño se trabaja muy libre, muy cómodo, y de acuerdo a eso, buscar los mejores resultados. Estoy más que feliz aquí”.

Juan Pablo Costa, y su nuevo desafío a cargo de la Tira y Primera A del Vóley femenino.