El viernes, con la excusa de recaudar fondos y asi ayudar al equipo superior de Elite, que en dos semanas competirá en la Copa de las Américas en Colombia, se realizó un amistoso entre Estudiantil Porteño y la Selección Metropolitana, quien también se prepara para el Torneo Nacional de Selecciones.

Mas de 220 personas le dieron un marco espectacular a la velada; el reconocimiento y agradecimiento a un equipo que sigue escribiendo historia de la grande en nuestro club, y por eso, las tribunas llenas. Fútbol, banderas, aliento, aplausos, matizados con un buffet variado y sabroso, convirtieron la noche en un espectáculo familiar muy entretenido.

Pasados unos días, hablamos con el entrenador Gabriel Espósito, quien en el cotejo, estuvo en el banco de la Selección, ya que es el responsable técnico del combinado metropolitano. Sin dudas, aprovechó el amistoso para sacar conclusiones desde ambos lados, y con las horas transcurridas, dejó sus impresiones sobre lo acontecido.

“La fiesta por suerte salió muy bien. Vinieron alrededor de 200 personas y se hizo un lindo espectáculo entre la Primera y la Selección Metropolitana. Se vivió una jornada en la que vino mucha gente a colaborar; amigos, familiares e incluso personas de otros clubes también se acercaron”, comenta el Zurdo, ya en la recta final de lo que será una experiencia inigualable, con la presencia de Estudiantil Porteño en Colombia.

“Se vio mucho en la jornada del viernes; gente de toda la actividad se acercó: infantiles, femenino, senior, masculino tiras azul, roja y blanca. La verdad que el apoyo es total y eso es muy gratificante para nosotros”, agrega en relación al sentimiento positivo que genera este equipo en toda la familia de nuestra institución.

Referido ya a la etapa final de preparación de sus muchachos, añade:

“Haciendo la última parte de la puesta a punto. Arrancamos a mediados de febrero y ahora enfocado en los últimos detalles sabiendo que queda poco y que las ganas de que empiece van en aumento. Los jugadores están preparándose como profesionales, realmente. Debutamos el 4 de mayo frente a Visionarios (campeón colombiano, equipo de la ciudad de Sincelejo donde vamos a jugar). Juega el otro equipo colombiano (Caciques) que salió campeón del Sudamericano zona norte y Colorado de Brasil, a quien le ganamos la final del Sudamericano el año pasado en Uruguay”.

Por otra parte, se aprovecha la oportunidad para preguntarle como hace con los tiempos de cara a la participación de la Selección Metropolitana, quien también competirá en mayo.

“Eso es todo un tema. Estamos con dos preparaciones al mismo tiempo y gran parte del plantel que viaja a Colombia también participa de esa preparación. Es difícil estar con la cabeza puesta en dos preparaciones y tratar de hacer una preparación sin afectar a la otra. Tratamos de articular todo afectando lo menos posible tanto a un grupo como al otro”.

Un lindo desafío, pero eso se debe a sus capacidades, que primeramente lograron transformar a Porteño en el dueño de la pelota a nivel metropolitano, nacional y sudamericano, poniendo su figura al frente del combinado que representará a la Federación en el Argentino. Y mientras tanto, junto a los muchachos de la entidad, con el fabuloso desafío de inscribir alto su nombre en la Copa de las Américas.