Luego de un año con pleno ascenso en el juego, que llevó a las chicas del Superior pelear un lugar para subir de categoría, el enero del incipiente 2018 encuentra no solo a jugadores, sino entrenador, en descanso, disfrutando las vacaciones, antes de retomar la actividad, con una pretemporada con fecha de inicia para el 6 de febrero.

“Fue un año muy lindo, pero como todos, largo e intenso, además de cansador. Por eso aproveché y me vine a la costa unos días, aprovechando que tenemos un departamento familiar en San Clemente”, comenta Ricardo Galetta, entrenador no solo de la Primera, sino también del Sub 21 y Sub 19, quien acompañado de su esposa e hijo de cinco años, disfruta y recarga pilas en la costa atlántica.

Además de Estudiantil Porteño, trabaja desde hace 20 años en una congregación de seis colegios ubicado en Chacarita, llamado Carolina Estrada de Martínez, como profesor de Educación Física y Deportes.

“Continuamos con ese trabajo, la cual es mi carrera de base; en cuanto al club, estaremos comenzando el seis de febrero, tanto en inferiores como primera. En ese período, llamado pretemporada, es un acondicionamiento físico, con varios testeos para ver como vuelve cada una de las vacaciones. Después si, un buen volumen de entrenamiento tanto físico como técnico; las mismas incluyen muchas repeticiones de pelotas para cada gesto técnico. También meto corrección de varios errores; aprovechando el parate de un mes de inactividad, se enfoca bastante en el perfeccionamiento de ciertos aspectos en las jugadoras”, expresa Ricardo en la tarde del fin de semana en las arenas del balneario.

No es un detalle menor ese trabajo previo a la competencia. Durante 2017, el equipo superior padeció durante la primera mitad de temporada el hecho de ir conociéndose como plantel nuevo, y a la vez, la seguidilla de lesiones que le impidió jugar durante ese lapso con plantilla completa. Recién para la segunda parte pudieron estabilizarse, y realizar un buen certamen, que les permitió pelear por un ascenso a Primera. Por eso, el trabajo desde el primer día resultará fundamental para comenzar ya en la fecha inicial del certamen lo más completo posible y no dejar pasar oportunidad de instalarse en los puestos de vanguardia.

“La idea este año es que Agustina Cendoya, la preparador física, se haga cargo de la parte física del equipo desde la misma pretemporada; es un anhelo que podemos cumplir ahora, y de ese modo, mientras entreno a las inferiores, las mayores puedan ir ejercitando desde ese aspecto con la PF, y así darle un mayor volumen de preparación a ellas. Sin dudas es un gran avance e imagino con esta incorporación, evitar en la mayor medida posible las dificultades presentadas en 2017. Así lo pensamos”, comenta.

Agustina hace varios años trabaja en las tiras del voley de Porteño, y la idea era incorporarla con las mayores. Con el plantel prácticamente definido, sin dudas en la mente de Galetta es añadir durante la competencia a las chicas que vienen pidiendo pista desde las categorías menores.

“Al tener dos equipos de mayores, no descartamos que si alguna jugadora viene a los entrenamientos con deseos de mostrarse en sus cualidades técnicas, pueda tener sus posibilidades”, agrega.

Los días y horarios de entrenamiento serán martes y jueves de 21 a 23 horas. “Estamos viendo la opción de sumar un tercer día de práctica”, señala.

Con respecto a lo que se hará de cara al inicio del campeonato, cuenta:

“Después de todo febrero, de cara a toda la pretemporada, tenemos ya cerrado en el Predio de la Secretaría de Deportes de la Nación, el cierre de la misma. Son tres días donde nos vamos todos allí, quienes pertenecemos al ámbito de este deporte en el club. Luego, siempre llegamos con dos amistosos previos para mediados de marzo, unos días antes del inicio de la competencia oficial”.

Ya en la curva descendente de enero, entra la cuenta regresiva para que el voley, como la mayoría de los deportes de nuestra entidad, ingrese al momento de iniciar sus pretemporadas, y el duro trabajo para poder ponerse física, técnica y tácticamente, a tono con los objetivos deportivos.