«Ya tenia relación con los chicos, por ser rivales en la Liga Metropolitana. En 2018 estuve en la Selección Metro y compartí con muchos de ellos. Lo que me hizo tomar la decicion de querer pertenecer, es justamente eso, lo que son como club y como grupo. Tenía muchas ganas de vivir a lo Porteño, y la verdad es increíble; a unión que se vive acá es impresionante y eso te hace querer estar acá».

Cristian Ganader es uno de los refuerzos llegados esta temporada, para sumarse a la Primera AFA, en su segunda temporada en la Asociación del Fútbol Argentino.

Junto al arribo de un nuevo cuerpo técnico, encabezado por Juan Masola, se incorporaron varios jugadores, entre ellos el Uruguayo.

«Jajajajajaja no soy uruguayo es solo un apodo, soy argentino y muy. Me lo pusieron hace muchos años porque festejé un gol como el uruguayo Carlos Bueno, y como soy de San Lorenzo, en ese momento Bueno,jugaba allí. Me quedó, no es de mi agrado pero me dicen casi todos así», explica Cristian. Y en ese tren de explicaciones, la razón de la denominación felina.

«El de Pantera me lo puso Miguel Tapia, ex jugador de Porteño, cuando compartimos la selección metropolitana. Fue por mi forma de atacar la pelota y hacer goles, medios difíciles como el 1 a 0 del otro día», indica, haciendo mención al partido de la penúltima jornada, cuando tras ganar y el no hacerlo el hasta entonces líder, los dejó punteros, y dependiendo de si mismos para finalizar arriba de todos al concluir la mitad del certamen.

«El gol fue una jugada bárbara; de salida nuestra se movieron muy bien Chiqui y el Pela, para que Oreja encare a dos y meta un pase filtrado a la espalda del último. Cuando me llega, estoy de espaldas con el arquero achicando el arco y agachado y con la punta la punteo, levantándola y girando agarró un efecto que picó lejos del arquero y se metió despacito», describe sobre ese tanto mencionado en el párrafo anterior.

Este pívot, que siempre lleva la 9 en la espalda, tiene una dilatada trayectoria en el Futsal metropolitano, antes de decantar en este presente.

«Mi llegada fue muy rara, porque yo venía de un año muy bueno en El Talar, que está en la A de AFA. Pero no me tocaba jugar mucho, y eso hizo querer salir de ahí. Y se dio, porque vi que estaban haciendo pruebas para la Primera y me mandé, sabiendo que tenía el pase en mi poder. Vine a las pruebas y Massola quiso que sea parte, después de tres días de prueba.
Me abrió las puertas Guido López, hablando con Juan, y pude asistir a la pruebas donde vinieron mas de 60 jugadores. Claramente es un gran club xq muchos se vinieron a probar; suerte me tocó que guste lo que hago, y bueno me hicieron parte» señala.

Sus comienzos fueron en El Ideal; de allí recaló en Club Oeste Futsal de Caballito donde llegaron a jugar división Elite1 y Nacionales de Honor. En el 2020 pasó al mundo AFA, donde jugó un año, y luego asomó Porteño.

«Sempre fue mi deseo jugar en este club, y  bueno, este año se dio» afirma.

Cristian vive con su novia Luisina en Villa Devoto. Es padre de dos hijas (Mia e Iara), frutos de una relación anterior.

Sus padres, Gabriela y Carlos, residen en Mar del Plata.

«Es una ciudad que amamos, y ellos, cada vez que vienen a Buenos Aires, van a la cancha donde juegue», expresas con orgullo. De hecho, en el partido donde con el triunfo culminaron punteros, Don Ganader estuvo presente.

«Estábamos buscando esto, terminar primeros; se logró por el laburo de todos. Desde el cuerpo técnico, los dirigentes, la gente que acompaña y nosotros; como grupo nos matamos entrenamiento a entrenamiento para poder dejar el escudo de Porteño siempre en lo más alto. Este es el camino sin dudas y todos juntos queremos lograr el objetivo de ascender de categoría», afirma.

Seguramente muchos clubes tienen el mismo deseo. ¿Que tiene Porteño para haberlo conseguido?

«Los entrenamientos son muy intensos y muy profesionales; el grupo está muy unido y muy bien como tal, fuera de la cancha y sobre todo adentro.Nos llevamos muy bien entre todos y ahí empezás ganando 1a 0. Es un todo creo yo», describe.

Es el jugador más grande en edad, y por consiguiente, el de mayor experiencia.

«Me siento muy bien, y eso me hace querer estar; quizás por eso me pasa que termino siendo como una especie de referente. Tal vez soy importante desde el lado que me encanta estar, no perderme nada, saber la historia de todos y del club en si. Y bueno,  aporto sabiendo que soy de los mas grandes, pero corro como si tuviera veinte años (risas).

¿Puede Porteño algún día llegar a la A de AFA?

«¡Olvídate, si!. Es un club que se trata de superar siempre y lo logra. El año pasado, en su primer año en AFA, casi logra el ascenso y este año estamos encaminados a eso, y estoy seguro que lo vamos a conseguir. Porteño es modelo de club para estar más arriba, claramente», asegura.

Solo el tiempo dirá cuánto tiempo defenderá estos colores. Sea como sea, la consulta final sobre como quisiera que lo recuerden en este paso por Ramos Mejía.

«Me gustaría que me tengan siempre presente porque hago todo con el corazón en la mano, y eso es lo que uno trata de mostrar a los mas chicos. Más allá de la pelota, existen las relaciones, las amistades, y eso es lo que uno se termina llevando: las personas, los momentos. La vida es una sola, y hay que vivirla dejando una huella; aunque sea chica pero que a uno lo recuerden por los momentos vividos. Y deportivamente, ojalá pueda quedar en la historia por un torneo, un ascenso. Y goles, muchos goles».

Cristian Ganader, la Pantera que tiene la Primera para conseguir el ascenso en la AFA.