Luego de la muy buena victoria como locales contra Unión Vecinal, Estudiantil Porteño se prepara de manera intensa, con el objetivo de enfrentar en Avellaneda al escolta Racing Club, por una nueva fecha de la División Metropolitana, este viernes desde las 21.30 horas.

El equipo de Juan Ignacio González regresó a los entrenamientos el lunes, tras el descanso del fin de semana; con el triunfo ante los platenses, renovaron su esperanza de pelear por uno de los tres primeros lugares, que habilitan a clasificar de modo directo a la próxima instancia de eliminación directa. De todos modos, ganando uno solo de los cuatro partidos que le restan, ya se aseguran la quinta posición, que le permitirían jugar contra el octavo, teniendo ventaja de localía.

Pero con este flamante panorama, Porteño buscará ante la Academia, afrontar la segunda batalla directa contra quienes pelea por quedar en lo más alto de la tabla, por debajo de Lanús, el virtual 1 de la División. Previo a ello, funcionó sin fisuras contra Unión Vecinal, rival sin opción a nada de lo programado previamente, y así, con una victoria contundente 80-48, renovó su confianza y viaja este viernes para seguir con la racha positiva.

“Posiblemente, por las circunstancias del juego y la calidad del contrario, haya sido nuestro mejor partido en este Federal. Necesitábamos ganar ante un rival directo, quien es muy duro y en La Plata nos hizo un gran juego, ganando de manera justa. Hicimos un cotejo sólido desde el principio, y lo ganamos por una buena diferencia, que fue otra de las cosas buscadas previamente”, expresó Guillermo Crespo, minutos después de consumada la victoria, y posterior al festejo grupal, quien sabiendo los resultados en otras canchas, entendieron que dependen de si mismo para llegar a uno de los objetivos mayores.

Nuevamente, como en casi toda la temporada, una defensa intratable, molesta y pegajosa, como atributo principal del triunfo.

“Básicamente, intentamos jugar a eso en todo el torneo; en la mayoría de los partidos lo conseguimos, aunque en los últimos juegos no se nos venía dando. Sin dudas, necesitábamos ratificarlo en casa contra este equipo; lo preparamos bastante, y por suerte se dio todo como lo planificamos”, responde el ala pivot, quien reiteró su regularidad como en todo el certamen, cumpliendo un rol de sacrificio en las pinturas y aportando su no menor cuota de gol.

En un gran porcentaje de juegos, mantuvo números respetables, pero además, a modo invisible desde las estadísticas, uno de los líderes espirituales dentro y fuera del rectángulo.

“Me siento muy bien; más allá de la temporada anterior, en este todos sumamos, vamos con el mismo objetivo, buscamos el mismo resultado, sin preocuparnos por quien se destaca en un partido u otro. Estamos muy cómodos hacia el cierre del torneo, que es lo más importante”, afirma Guillermo.

Enterado apenas culminado el cotejo ante Vecinal de las derrotas de Racing y River, la consulta gira en torno si a partir de esas noticias, cambian las expectativas del equipo.

“El cierre de la fase regular será muy cerrado; lo positivo es que todo ahora depende de nuestro juego y de la intensidad junto a las ganas que le pongamos a este tramo del campeonato. Esperemos estar a la altura, sino nos prepararemos para los playoffs”, señala.

Finalmente, una reflexión sobre la paridad de esta División, donde todos juegan por algo, y eso no permite ninguna relajación, porque cada semana es un campeonato aparte.

“Está dado asi, cambia todas las semanas, siendo doble fecha o única. Siempre hay una modificación en la tabla de posiciones, y eso no permite relajarte. realmente es muy lindo eso”, asegura.

Guillermo Crespo, una de las figuras de Estudiantil Porteño, por su regularidad y ascendencia en el plantel. Contra Racing, su equipo lo necesitará en la búsqueda de una victoria que le permita seguir soñando en grande durante este tramo de la competencia.

FOTOGRAFÍA: Matías Sentis