“Jugar otra final con la Primera ( estuve en la final de la Elite 2016 ), es una sensación impresionante. Si bien en Juveniles lo hago con mis amigos, jugar con los cracks que hay en Primera es único. Ojalá sigamos en esta senda por muchos años más”.señala Agustín Alvarez, el joven que fue elegido el mejor jugador de la final en la Supercopa del Futsal Metropolitano,donde se enfrentaron Porteño y Villa Malcom, ganadores de la División Elite y Copa Metro.

El gol, como en varias instancias decisivas, lo convirtió Nico Caamaño, el joven de 17 años fue elegido como el destacado dentro de un cotejo cerrado, parejo, definido por la mínima, tras un lateral al área y el bombazo del goleador.

“Yo creo que me eligieron como la figura, por cómo me aplaudieron mis compañeros cuando salí. Dejé todo en la cancha y por lo que me dicen todos, con la edad que tengo es importante.Yo solo entro a divertirme, a cumplir lo que me pide el técnico y ayudar a mis compañeros”,comenta con la frescura de su adolescencia, feliz de poder estar integrado junto a un plantel acostumbrado a ganar cosas importantes.

Respecto al partido, expresa:

“El partido fue muy cerrado, muy trabado y se definió en detalles. Por suerte para nosotros. La magnitud de lo que se jugaba lo hizoa trabado, ellos tienen buenos jugadores; a nosotros nos faltaban dos jugadores claves como Marco Politi y Simon Argain, quien recién vuelve de una lesión”.

Llegó al club a los 14 años, desde el club Alvear. Vino mediante Diego Aguilera, otro de los integrantes del equipo superior.

“Desde ese momento, me encariñé mucho con el club, mucha gente muy cariñosa, y atenta de que no me falte nada ni a mi ni a mis compañeros.Porteño es una familia muy linda”,afirma el hijo de David y Norma, y hermano de Carla y Brian. Estudia sexto año en una escuela del barrio Santos Vega, donde vive con su familia.

“Tengo una noción de lo que quiero seguir estudiando,pero aún no lo tengo completamente decidido”, cuenta acerca de la carrera a seguir una vez finalizado el secundario.

Para el final, unas palabras sobre lo que se convirtió Porteño en este tiempo desde que llegó.

“Porteño es mi segunda casa, donde tengo mis mejores amigos; aquí conocí a Nahuel Kornmacher y a Lucas Romano y a toda su familia,quienes me adoptaron prácticamente como su hijo. Ahora también trabajo, soy ayudante de Diego Aguilera en la categoría Menores, y me encanta;  soy muy feliz porque siempre que voy, me vuelvo con una sonrisa de toda la gente copada que está en el club”, responde.

Agustín Alvarez, el juvenil que inscribió su nombre junto al equipo Elite, como los Campeones de una nueva final. Otra más, sea el nombre que sea.