Valentín Laquaniti es uno de los Cadetes que integró el Seleccionado Metropolitano, y se consagró bicampeón, dejando una estela de enorme superioridad sobre el resto de los participantes.

Junto a Nacho Scocco, Alvarez, Muzzupappa y Kornmacher, fueron los representantes de Estudiantil Porteño en el combinado que al igual del 2016, se erigió como el mejor de todos en el certamen organizado por la CAFS (Confederación Argentina de Fútbol de Salón).

Como dato de color, es el primero que se disputa en Buenos Aires desde el 2003, y la coronación en Cadetes fue acompañada por Comodoro Rivadavia en Juveniles y Mendoza en Mayores.

Valentín entonces, pudo sumar su nombre entre los campeones nacionales.

“Estoy y estamos muy contentos por el campeonato , se armó un grupo bárbaro; para mí fue la clave al momento de darse los resultados contundentes. El apoyo del cuerpo técnico también fue fundamental, porque estuvieron en todo momento , en cada lección , en cada charla y en todos los entrenamientos. El grupo desde un principio fue bárbaro , la mayoría somos de distintos clubes , pero como dice nuestra canción de la Metro , ” todos de distintos barrios pero amigos a la vez “. En fin, la unión de grupo ayudó a ganar de este modo. También por el apoyo de los familiares que siempre colmaron la tribuna , realmente se dio todo como nosotros esperábamos”, comenta Valentín apenas llegado del colegio, y antes del almuerzo en su casa, que comparte con papá Gerardo, mamá Carolina y su hermano Tomás, quien también juega en el club.

“Al principio , nos conocíamos pero de vista; con algunos compartí una charla o algo parecido , pero mientras transcurrían n los entrenamientos, se empezaron a armar amistades , y en el Nacional compartimos la misma habitación todos juntos y la relación se hizo más grande. Más que amigos , nos llevamos como hermanos hermanos”, agrega este defensor nacido en el 2001, una camada llamada, según los especialistas de este deporte, a grandes cosas.

“(Risas) Lo de la camada 2001 , nos lo habían dicho , pero nosotros nos concentramos más en el Nacional. Nos enfocamos solo en ganarlo, y en el futuro ojalá pueda compartir de nuevo un torneo con este gran grupo. Algunos de los chicos de este año formaron parte de la selección el anterior; en mí caso fue la primera vez , y  en esta, hay grandes jugadores y grandes personas , con un muy buen futuro y ojalá lleguen a la Selección Argentina en un futuro cercano , porque se lo re merecen por el esfuerzo que hacen por su club”, afirma.

También tiene palabras para los otros compañeros del club, con quienes defendió la camiseta metropolitana.

“En Porteño  juego desde los 5 años;  y eso tiene un papel muy importante para los cinco que fuimos a la selección. Porque fue el club que nos marcó los valores y nos enseña en todos los entrenamientos a seguir mejorando. También nos dan su apoyo de manera constante; siempre vamos a estar agradecidos , y ahora por suerte , el club está creciendo porque ganó la División de Honor y el Sudamericano”, comenta, haciendo mención a los mayores, quienes tiene un año espectacular.

Cuenta haber llegado a los cinco años.

“Mí hermano Tomás jugaba en Porteño, llegué y empecé a entrenar. Al principio no jugaba los partidos porque me ponía nervioso (risas) , pero después lo hice. Comencé con Leo Amaya como técnico , quien me enseñó prácticamente a jugar al fútbol. Desde ahí , nunca pude y voy a poder alejarme del club”, se sincera.

Estudia en el Colegio Santísimo Redentor de Ramos Mejía, y le gusta compartir el tiempo con sus amigos de la vida. Describe su posición en la cancha.

“En futsal no hay posiciones definidas porque siempre estás en movimiento , pero la mía inicial sería de armador, cuya función es armar las jugadas , dar asistencias y si queda, pegarle al arco (risas) , pero la función principal es generar juego. Yo sería defensor”, explica.

Se le pide un balance del año, no solo en lo efectuado, sino en lo venidero.

“Jugar en este equipo me pone muy contento , es el equipo de toda mí vida y espero seguirlo haciendo por mucho tiempo. Lo comparto con los chicos del Babi , y además porque tengo muy buena relación con los q se sumaron después. El grupo es muy bueno, nos llevamos excelente  con nuestros entrenadores Charlie y Chiqui. Con respecto al torneo, este año se alargó; faltan cuatro fechas y si clasificamos jugamos los play offs , los cuales son dos zonas de 8 equipos. Cuatro de las dos zonas van a jugar los play offs en el Trovador; ahora estamos primeros en la tabla , pero queremos ganar todo lo que nos queda y estamos confiados en poder lograrlo”, asegura.

Valentín Lacquaniti, otro con sangre azulgrana que aportó con su calidad para que Metropolitana se consagre Bicampeón Argentino.