Dentro de la muy buena seguidilla de triunfos que tiene la Primera Elite de Futsal, se destacó la goleada 6 a 1 de entre semana ante Oeste. Y de esa media docena de goles, tres correspondieron a Santiago Bruno, mostrando una faceta no habitual suya dentro del equipo que conduce Gabriel Espósito.

«Arrancamos presionando bien fuerte, con altura defensiva; eso nos trajo recuperos rápidos de pelota, y permitióq ue el partido pase por nosotros en la posesion. Con pelota circulamos muy efectivos haciendo buenos desmarques y desgaste físico ; tenemos un plantel largo y todos están para jugar a la altura. Por suerte en este partido fuimos efectivos en las llegadas al arco rival. Pudimos convertir 6 goles, algo que no se nos venía dando. Generamos muchas situaciones pero nos costaba convertir, peroestamos trabajando duro en la semana con el profe Loyo para mejorar», expresa Santi durante la media tarde, en un alto de su trabajo.

En relación a su rol goleador, dice:

«En lo personal. Había convertido un solo gol en el año. Y mi puesto en el equipo requiere de goles en un punto. Por eso estaba en deuda con el plantel. No se me venía dando convertir y en este encuentro, en poquitos minutos, pude hacer tres con un gran compromiso de mis compañeros, quienes me ayudan y dan confianza constantemente».

Con 23 años, llegó a Porteño hace seis, Hasta los catorce jugó en Bomberitos, y nunca había hecho Futsal.

«Me llevó al club mi amigo y compañero de colegio, Carlitos Damato, a quien siempre le voy a estar agradecido. El club es un estilo de vida, lo que más disfruto en mi vida. Resigno muchas cosas por el compromiso que nos lleva», afirma.

Vive con su familia en Ramos Mejía.

«Mis padres (Daniel y Mariel), me ayudan y bancan en todas, en muchísimas cuestiones relacionadas al club. Sin dudas sin ellos nada sería igual. Llego de entrenar a la medianoche y siempre tengo la comida hecha y sana; eso es muy importante para competir en alto rendimiento», sostiene.

Como varios de sus compañeros, trabaja en el Banco Santander, en la sucursal Ciudadela.

Al momento de describir el hecho de pertenecer a una actividad en su mejor momento, dice:

«Orgullo, admiración por mis pares y mucha responsabilidad. Nos comportamos como profesionales aunque no tengamos completamente la vida de un jugador. Le dedicamos mucho tiempo y pasión a lo que hacemos. Cada uno, además de entrenar con el grupo, realiza complementos funcionales y en el gimnasio. Siempre hablamos que todo lo logrado es por un proceso de laburo muy comprometido de toda la actividad. Tenemos un gran cuerpo técnico y una subcomisión que se desvive por nosotros para tener las mayores herramientas posibles y hacernos mejores personas y profesionales».

Y para definir al gran grupo humano del Futsal, utiliza una palabra en particular:

«Me toca ser parte de este gran grupo, quien representa al club de manera admirable tanto el deportivo como lo humano  El hormiguero construido es lo que más nos llena a todos».

Santiago Bruno, integrante del equipo puntero e invicto en el Clausura Metropolitano de Futsal. Y junto a sus compañeros, con ganas de seguir sumando trofeos a la vitrina.