El plantel superior de Futsal llegó ayer por la tarde a Sincelejo, Colombia, donde desde el viernes participará de la Copa de las Américas. Un torneo que al ser un cuadrangular, con los campeones y subcampeones de los dos hemisferios americanos, lo torna como muy competitivo y exigente. Pero Estudiantil Porteño llega allí como el actual campeón del Sur, tras haber vencido a Colorados de Brasil, quien también será parte del certamen.

Dentro del plantel dirigido por Gabriel Espósito, está Rodrigo Mallo, quien en la previa al almuerzo de este miércoles, charló con la Prensa del Club, no solo hablando cómo llegaron, sino las actividades realizadas y las expectativas por todo lo que se viene.

“Llegamos ayer por la tarde después de un viaje largo, tuvimos una increíble recepción del Club Visionarios de Sincelejo (rival del viernes). En el aeropuerto nos esperaban con un grupo de música colombiana y una pareja de baile, fue una locura; nos recibieron de gran manera y nos trasladan a todos lados con un micro personalizado con los colores y el nombre del club. Una experiencia única para disfrutarla y valorarla al máximo. Con respecto al lugar, fue muy importante llegar con dos días de anticipación a la competencia, ya que el clima es muy caluroso y húmedo y tenemos que acostumbrarnos a eso. La gente de Sincelejo es muy amable con nosotros”, comienza diciendo Rodrigo, quien está junto a sus compañeros en el hotel, luego de recorrer la ciudad, a la espera del almuerzo, para luego retirarse a descansar, y por la tarde poder tener el primer entrenamiento en el escenario donde el viernes jugarán ante el local, actual subcampeón del Norte.

En la noche del martes cenaron carne al horno con papas, y ensalada junto a porciones de arroz.

“Por suerte, la comida es excelente”, añade el jugador.

Estar en Colombia no solo implica ser parte del mayor torneo sudamericano, sino otro eslabón de un sueño increíble que vive este grupo espectacular.

“Si, la verdad estamos viviendo un sueño por el cual trabajamos mucho tiempo para que se pueda cumplir. Representar al club es incomparable, la sensación indescriptible. Es un orgullo muy grande llegar a competir a este nivel, contra jugadores profesionales de enorme experiencia a nivel mundial. Hay que valorarlo y disfrutarlo al máximo. Nosotros también somos conscientes de lo nuestro, sabemos que jugamos en equipo y contamos con muchas herramientas que nos provee el cuerpo técnico para estar a la altura del torneo. Confiamos en el de al lado, y eso para nosotros es lo más importante”, afirma convencido de las armas propias con las que cuenta Porteño.

Sobre el formato de disputa, expresa:

“Es directo una semifinal, nosotros jugamos contra el último campeón colombiano, Sub campeón del Sudamericano Norte; la otra llave juega Colorado de Brasil, subcampeón sudamericano Sur vs Cacique de Quindio campeón sudamericano norte. Se juega semifinal el día viernes, final y partido por 3 y 4 puesto el día sábado. Esta Copa es lo máximo a nivel competencia en América y por su sistema de clasificación, desde nuestro punto de vista lo máximo a nivel mundial”.

Para el final, y ya luego de haber almorzado en el restaurante del hotel, responde a la pregunta de lo que siente al comprobar el apoyo unánime de la familia de Porteño ante lo que disputarán, y representar los colores del club, por sobre cualquier resultado deportivo.

“Antes que nada, queremos agradecer a todas las personas, quienes desde su lugar nos ayudan diariamente para poder representar al club en todas las competiciones. Somos agradecidos de nuestras familias y amigos, están siempre en los eventos, en los partidos, siempre dispuestos a dar una mano. A nuestra subcomisión, porque sin ellos esto no sería posible, trabajan mucho por toda la actividad. A los profesionales que se pusieron a disposición para dar una mano y como siempre al cuerpo técnico que sin lugar a dudas son la principal ayuda para día a día crecer como deportistas. El mensaje para el Club es valorar y disfrutar el momento, creemos qué pasa por ahí, somos conscientes de lo que genera un resultado, pero nosotros intentamos priorizar el día a día, porque eso nos llevamos de cada experiencia. Queremos seguir creciendo; por ahí va el camino”, afirma.

Rodrigo Mallo, integrante de un equipo sumándole otra página de gloria a su libro dorado.