Minutos después de la enorme goleada 10-1 sobre Atlético Paraná B, hay alegría no solo por el resultado, rendimiento, y una presencia en alza del equipo en Rosario. Si bien aún resta bastante tramo del Nacional de Clubes, Estudiantil Porteño se va desplegando en la competencia como uno de los potables candidatos a llegar a las instancias decisivas.

El encuentro ante los entrerrianos (a quien volverán a enfrentar esta tarde desde las 16), sirvió para que los juveniles sumaran minutos y goles en la Primera. Tres de ellos, incluso, debutaron en el plantel superior, entre ellos Nicolás González.

“Bueno, en la charla antes de empezar el partido nos propusimos jugarlo con inteligencia; sabíamos desde la previa que íbamos a jugar los tres, y estábamos mentalizados en hacer un buen papel. Pero bueno, uno no piensa en resultados sino en hacer bien las cosas”, expresa Nico en la tarde del martes, con la satisfacción de ser parte de un equipo con una actuación demoledora.

“El partido se dio así por el esfuerzo y la intensidad de todos, sin duda sabíamos que éramos superiores, pero había que demostrarlo y se vio lo bien hechas las cosas”, agrega.

Una cosa en claro,tras los tres triunfos:la capacidad goleadora del plantel, con 19 tantos en tres juegos, a razón de 6,3 por cotejo.

“Es un plantel completo, no nos falta ni nos sobra nada.. creo que con esfuerzo y sacrificio en el día a día, todos nos vamos destacando, cada uno con su rol”, añade al respecto.

En el ámbito personal, la alegría de haber debutado en la primera, nada menos que en un Nacional.

“Si obvio, tengo mucha felicidad, y estoy muy contento por como se fue dando el partido. Esperaba esto desde el partido contra Florida; por una lesión no pude ir al banco de la primera y eso me bajoneó un poco, pero por suerte todos los chicos me hicieron el aguante y el técnico me esperó hasta el final para traerme acá a Rosario”, comenta.

Con respecto a sus comienzos en el Futsal, describe:

“Comencé desde menores, hace ya cuatro o cinco años, pero en el club vengo desde los 8, y si bien tuve seis meses de jugar en otro lado, volví porque este club es único. Los valores y la gente que te rodea, sin dudas hacen que Porteño sea único”,afirma este estudiante de Ingeniería Mecánica en la UTN de Haedo. Vive en Ramos Mejía junto a sus padres Pablo y Yanina, y su hermano menor Santiago.

Al final de la charla, expresa sus sentimientos sobre el poder estar jugando un Nacional de Clubes, con la camiseta de su club.

“Es algo único para mi, contentísimo, no fue un partido cualquiera.  Debutamos los tres y creo que hicimos las cosas bien. Mi objetivo para este año era debutar en primera, pero jamás imaginando algo así, con el apoyo del técnico, de todos los chicos que nos bancaron a full y nos acompañaron en estos días. Estoy muy agradecido con todos y más que nada con mi familia, quien hizo posible esto. Para mi es un sueño”.admite.

Nico González, uno delos juveniles que ayer debutó en la Primera. Y fue con goleada en un Nacional de Clubes. No es poco, aunque va por más.