Hace un par de horas que terminó el partido de la Selección Argentina de Futsal, que acaba de meter un batacazo mundial, tras ganarle al bicampeón Colombia por 1-0. El cimbronazo viene porque el elenco cafetero hacía 11 años que no perdía; justamente, en el 2007, frente al mismo adversario.

Los jugadores están cenando, entre ellos Miguel Tapia, integrante de la Primera Elite que dirige el Zurdo Espósito, quien junto a Marco Politti nos representaron en el combinado nacional. Migue fue el autor del gol que le permitió a Argentina quedarse con el primero de la serie de varios amistosos entre ambos, de cara a la preparación que tienen con el objetivo de ir ajustando piezas para el Mundial que justamente, se efectuará en nuestro país, el año que viene.

Tras pedir un tiempo en que pueda comer con sus compañeros, avisa que ya terminó, y se dispone a charlar acerca de lo acontecido en Mendoza.

“Jaja que lindo suena asi; la verdad salió el partido que nosotros fuimos a buscar y por suerte se dio el resultado.  Para mí, el broche de oro con el gol del triunfo”, expresa Miguel ante la afirmación del cronista sobre la ya entrada a los libros de historia del futsal argentino con su nombre, al marcar el gol que permitió culminar con una racha de once años del actual bicampeón mundial.

Y sobre todo eso, las repercusiones en la familia de Estudiantil Porteño, felices por los dos jugadores de sus entrañas.

“Después del partido, con todas las felicitaciones que tuvimos, nos dimos cuenta de lo generados en el club. Estamos super contentos y super agradecidos por el apoyo y por seguir haciendo historia para Porteño”, afirma con convicción.

Más allá de tener su cabeza de jugador puesta en esta oportunidad única, se le pregunta si una vez terminado el partido, y bajadas las pulsaciones por la emoción, tuvo espacio para su rol de entrenador, y averiguar el partido que jugaban sus juveniles femeninas, quienes afrontaban la final del Torneo Apertura a la misma hora.

“Sii, tenemos un grupo con las chicas y automáticamente agarré el celu; les pregunté como les había ido, y allí me informaron acerca de la suspensión por humedad del partido. Así que estamos a la espera de ver cuando se reprograma”, señala.

Frente a la consulta sobre lo que les dijo el entrenador apenas fueron al vestuario, dice:

“Nos felicitó; dijo que disfrutemos pero ya mañana se debía poner la cabeza en el resto de la gira. Mañana (por este domingo) a la mañana salimos para Buenos Aires; jugamos el lunes y después nos vamos para Misiones, donde jugaremos el 2 y 3 de Agosto”.

Para el final, la pregunta sobre si tras este momento ya imborrable en sus retinas, podrá dormir, contesta:

“Y… vamos a intentar dormir,porque mañana nos espera un viaje largo, pero bueno fácil no va a ser (risas)”.

Miguel Tapia, jugador del club, que no solo está viviendo el sueño del pibe vistiendo la celeste y blanca. Sino que se dio el gusto de marcar el gol con el cual se le ganó al actual bicampeón mundial. Nada menos.