El Futsal femenino es una de las actividades que vienen pisando fuerte en el club; formado hace pocos años atrás, ya posee una tira completa que compite en la Federación Metropolitana. En ella, las Menores se destacaron consiguiendo adueñarse tanto del Torneo Apertura como el Clausura, además de la Copa de Verano.

«Son nenas que vienen trabajando ya hace unos años juntas y la mayoría el año pasado compitieron en otra categoría mayor a la de ellas, y eso les dio rodaje y roce. Claramente eso se vio reflejado en las competencias del 2019, donde en muchos partidos se ganaba por amplia diferencia, aunque a medida que iba pasando el año algunos rivales se fueron poniendo mas difíciles. Es una categoría complicada porque hay bastante diferencia de edad y hay nenas que recién arrancan a jugar», dice Lucía De Simone, su entrenadora, en el mediodía de este lunes, mientras descansa en sus vacaciones en Lucila del Mar.

Sin dudas el trabajo realizado con las pequeñas, fue ayudado por una camada de grandes jugadoras, quienes en ese combo marcaron una distancia notable respecto a los demás equipos.

«Y eso influye mucho… uno desde el rol de profe busca lo mejor para cada jugadora, que aprendan y vayan creciendo, pero cuando ya tienen facilidad ayuda mucho porque se pueden trabajar otras cosas. Cada nena tiene una virtud diferente, está en nosotros potenciar eso y fortalecer las debilidades individualidades. Este grupo tiene mucha facilidad y aprende rápido, por eso pudimos trabajar cosas que tal vez con nenas que recién arrancan no se podría. Es cuestión de evaluar el nivel y a partir de allí planificar cosas por lograr y sean acordes a su edad para no frustrarse», añade Lucía.

En relación si a través de esta buena base piramidal, puede proyectarse un buen porvenir, comenta:

«Si, este año hubo muchos cambios. Se pasó por un momento difícil donde las cosas parecían no funcionar, pero se fue sacando adelante con cambios, sobre todo sugeridos por las jugadoras. El Futsal Femenino está en total crecimiento y es normal tener estos momentos críticos, se debe ser paciente y cuidar la actividad, pero vamos por buen camino, con varios proyectos que esperamos poder llevar adelante en 2020».

Y ante la repregunta sobre algunos de esos proyectas, añade:

«Reestructurar las clases, la idea es sumar algún día más y cambiar otro para juntarse con jornada de competencia. También la posibilidad de viajar a algún Nacional; después ya son temas internos a armar con el coordinador (Guido López)».

¿Cuánto influye los equipos de AFA llevándose jugadoras a su Liga, y de esa manera trastocar el trabajo diseñado con un plantel ya conformado?

«Bastante, el profesionalismo está haciendo que muchas jugadoras jóvenes quieran probar en otros lados y eso repercute en los planteles, porque se desarman. Este año vi muchos equipos, donde se les iban chicas a mitad de año y quedaban con planteles cortos. En nuestro caso no tuvimos tantos problemas, pero si hay chicas participando en ambas competencias, y debimos adaptarnos y capaz faltaban a algún entrenamiento. Es una realidad complicada, pero tampoco se le puede negar a una jugadora crecer, asi que vamos a ver cómo nos adaptamos este año», responde.

Enfocados en las Menores, la consulta final es si poseen las herramientas para repetir una temporada espectacular como la del 2019.

«Este año hay tres jugadoras que suben como Cadetas, pero el grupo disponible es excelente. Siempre hay posibilidades, vamos a trabajar en eso para mantener y reforzar a las chicas que se puedan sumar, pero nunca subestimar el trabajo de otros clubes. Va a ser una categoría competitiva teniendo en cuenta que muchos equipos están incorporando menores. Va a ser un lindo desafío para nosotras sostener lo conseguido, pero lo importante es ver a las chicas seguir sumando experiencia y creciendo», sostiene.

Lucía De Simone, entrenadora en la Tira de Futsal femenino, donde las más pequeñas monopolizaron la temporada metropolitana.