Las cinco horas de diferencia entre Argentina e Italia, hace que el mensaje desde Europa llegue bien temprano. Es la respuesta de Francisco Ipiñazar a un mensaje de la semana pasada, cuando se dio a conocer la noticia que el jugador de Hockey arribó a la ciudad de Sarzana para integrar el equipo de Primera de la ciudad, en la próxima edición del Torneo que comenzará la primera semana de octubre.

“Para mi y mi familia es algo impresionante esto, estamos todos muy contentos; aquí, disfrutando la ciudad, la gente que nos trata muy bien. Ayer jugamos el primer amistoso y ganamos 4-2, por eso esta mañana nos dieron libre y recién a la noche volvemos a entrenar. En lo personal, estoy mejor a lo esperado; vivimos junto a un italiano llamado Andrea Fantossi, quien nos ayuda mucho, es una persona excelente. Con él vamos mejorando el idioma, nos enseña a cocinar. Mi familia obviamente me extraña, pero como estoy contento, ellos también”, comenta Tutuca rodeado en el comedor junto al mencionado Andrea y Danilo Rampulla, el otro argentino contratado para reforzar al equipo. Francisco y Danilo son,mediante compartir varias selecciones, amigos, y eso sin dudas ayuda a ambos para adaptarse rápidamente a su nueva vida.

Junto a las rutinas de entrenamiento, explica cómo transcurre las horas en su nuevo lugar de residencia.

“Vamos al centro a tomar un café, hace menos de una semana llegamos, y recién vamos adaptándonos. El otro día fuimos a un pueblo cercano un par de kilómetros a comer, por lo que vamos recorriendo. También aprovechamos ir a las playas, porque aún queda un poco de verano. Mañana sábado y domingo tenemos días libres, y vamos a recorrer algunas; el tiempo lo ocupamos divirtiéndonos también fuera del hockey, porque sino llega un momento donde la cabeza no te funciona más”, señala, mientras toma unos mates con sus compañeros, acompañados por unas porciones de pasta frolas, y la música de fondo en los audios del whatsapp. De hecho, la foto que acompaña la nota fue pedida expresamente por el cronista para ilustrarla.

A su rol de jugador, se suma la posibilidad de entrenar a los niños del Sub 11 junto a su compañero Andrea Perroni, una motivación extra a la magnífica experiencia profesional. En plena pretemporada, con los fines de semana libres, los demás días incluyen intensas doble jornadas de entrenamiento, de cara al inicio del certamen.

Sarzana es una ciudad y comuna en la provincia de La Spezia, cerca de Pisa, donde se encuentra la célebre Torre, al norte de Italia. El equipo de Hockey lleva ese nombre, por lo que representa de manera fuerte a sus habitantes.

“Es un plantel muy joven, el mayor tiene 29 años, luego hay tres de 26, y el resto entre 19 y 21 años. Somos una squadra joven”, dice, ya adaptando palabras de ese idioma.

Con respecto al nivel de esa Liga, aclara:

“El potencial de la liga italiana es altísimo, por eso hay que estar muy bien entrenado y preparado físicamente. Portugal y España creo que están un pasito más arriba en cuanto a la competencia, pero Italia no se queda atrás. Es un país donde este deporte es muy fuerte, la gente es muy fanática; realmente es tremendo, es una cosa completamente diferente. Los partidos se llenan con 500 personas, y todo a su alrededor es profesional. En una ciudad con poco más de 20.000 personas, es importante la cantidad que asiste a los juegos. Encima, vas por la calle y te saludan, porque saben que sos integrante del equipo”.

Mañana será una semana que partió al Viejo Continente, y sin dudas, en estos días recibió innumerables muestras de afecto por parte de la gran familia de Porteño.

“El apoyo de todos se siente muchísimo, desde los más chicos hasta los más grandes; y eso para mi es indispensable para poder fortalecerme aquí.Lo siento en todo momento, y hablo bastante con ellos, me preguntan como estoy y va. No me puedo quejar. Sigo al tanto lo que pasa con mis compañeros y amigos del club; de hecho supe que hicieron un buen papel en el Nacional Juniors. Es cierto, por edad lo pude haber jugado, pero como surgió esta situación no me pude presentar; estuvieron cerca de clasificar, y sirvió para seguir entrenando y mirar en lo que se viene”, afirma.

Hace un año atrás, se le hacía la primera nota en esta página, hablando de su experiencia en el Mundial de China. Allí hablaba de objetivos y sueños por cumplir, los cuales varios llegaron en este 2018 aún sin finalizar.

“Estoy cumpliendo un sueño, deportivamente se me está dando todo redondo, y la verdad no me puedo quejar de nada. En esa nota te contaba de mi sueño por jugar en Europa, y lo estoy realizando; todavía no caigo mucho, me voy a acostar y me pongo a pensar en todo lo que me está pasando. Solo puedo decir que estoy muy contento, feliz en como me trata la gente aquí y ojalá siga todo así. Vamos por todo, a intentar dejar al club en lo más alto; también vamos a jugar la Europa League, donde en el primer partido enfrentamos a un equipo francés, el París. Se juegan competencias fuertes y espero estar a la altura”, expresa.

Francisco Ipiñazar, cumpliendo su sueño de ser jugador profesional en Europa. Con apenas 20 años, su techo aún estámuy lejos.