Durante estos meses, nos tomamos la licencia de postear las andanzas del equipo Senior Bafi, obviamente con la venia de ellos, quienes cada miércoles en la medianoche, nos pasaban la data, y ellos mismos nos decían lo mucho que disfrutaban nuestras crónicas, mencionando su condición de «pibes», o «semillero».

Por eso, ya conseguido el título de campeón en la Copa de Plata, quisimos charlar con su entrenador, Fabio Cano (de allí lo de Canoneta), en un contexto de mayor formalidad, como bien se lo merecen.

«Apenas terminó el partido, hubo un sentimiento inexplicable, donde los jugadores salieron abrazar a sus hijos, esposas, amigos. y eso fue hermoso verlo. Realmente lo disfruté mucho, es un esfuerzo compartido durante todo el año», describe el DT al día siguiente de la consagración, en una cancha llena, donde con una goleada 6-3, salieron campeones.

Si bien se trata de una competencia plenamente de diversión, con jugadores mayores de 35 años y preocupaciones antepuestas a un resultado deportivo, una de las claves fue el hecho de haberlo tomado con la mejor seriedad posible. Y sobre cómo se pèrgeñó la temporada, es explicada por el propio Fabio.

«Fue bastante difícil y lo es, porque nosotros estábamos acostumbrados a jugar al papi Fútbol, y de repente tenés que aplicar técnicas de Futsal; para una persona adulta y grande es difícil pero no imposible. A partir de ahí, empezamos a tratar de jugar al Futsal y con el correr de los entrenamientos a ser un poco más competitivos».

Estudiantil Porteño tiene como característica, dotar a sus actividades, en todas sus categorías, de probados entrenadores con respaldo de antecedentes.

«Cuando arrancó el Senior aproximadamente diez años atrás, estaba Federico Godino, una excelente persona. Al segundo año me hago cargo del Grupo y siempre participando con dos equipo en FEFI; pero este año tuvimos la posibilidad de representar al Club en dos ligas distintas FEFI y BAFI. Soy Profesor Nacional de Educación Física, hice el curso de Preparación Física en el Fútbol. Empecé como Preparador Físico en las inferiores de Morón, luego en Comunicaciones donde tuve la posibilidad de formar parte del plantel de Primera. Y a partir de allí, siempre con los planteles de Primera: Midland, Leandro N. Alem, Argentino de Merlo; en ese entonces se entrenaba por la tarde porque la mayoría de los jugadores trabajaban por la mañana», expresa.

Junto a su rol de entrenador en el Club, actualmente trabaja como profesor en el colegio Milton de Ituzaingó y en la EP N ° 12 de Villa Tesei.

Un ritual infaltable, después de cada partido se iban a cenar juntos.

«Nos íbamos a cenar, no importaba el resultado si no el Grupo. Nos dimos cuenta que podíamos ser protagonistas en el certamen, cuando jugamos contra Pacífico de visitante, donde nos empataron 3 a 3 en la última jugada del partido. Recién comenzaba el campeonato», puntualiza. Y ante la repregunta de las razones, afirma:

«Porque vi un equipo de hombres. Saben cuando presionar, cuando meter, cuando esperar para salir de contra y por sobre todas las cosas, jugar para el equipo con o sin pelota dentro de la cancha».

Y sobre  su equipo, expresa:

«Tengo un Grupo que es genial; siempre lo digo: para que funcione como grupo lo más importante es la parte humana. Siempre estuvimos en la buenas y en las malas; cuando hubo que dar una voz de aliento ahí estuvimos, siempre acompañado y elogiando las virtudes de cada uno. Me saco el sombrero por cada uno de ellos».

Fabio Cano, entrenador del equipo más querible de este 2021 que ya se nos va.