La subcomisión de Básquet hizo entrega este sábado, de todas las donaciones recibidas para el Merendero La Morocha.

Como una ya hermosa tradición que lleva cinco años, esta actividad recolecta comida, ropa y juguetes, entre otras cosas, para entregar al lugar ubicado por la Ruta 3, en Virrey del Pino.

Allí, regenteado por Estela Alioto, una socia del Club, cada día decenas de niños con bajos recursos asisten para recibir una comida sustentable.

Ella comenzó junto a su esposo Augusto (otro socio que no se perdía ningún partido de la Primera de Básquet), pero su partida dolorosa hizo que gradualmente asista con menor frecuencia, aunque el merendero ya está estabilizado, y otras personas colaboran, y así los niños puedan tener su ingesta diaria.

Gracias a la enorme solidaridad de muchos, este año ha sido el de mayor cantidad de donaciones. El bendito corazón de la mayoría de los argentinos, permite que estos emprendimientos solidarios, despojados de egoísmos y mezquindades, puedan mitigar en parte los dolores de muchos compatriotas, principalmente de los más vulnerables, los pequeños.

Así entonces, viene alguien y da cinco cajas con botellas de aceite, u otro entrega cincuenta kilos de arroz, desde el más absoluto de los anonimatos. Y el mismo valor a quien con esfuerzo va y pone en el canasto una harina, puré de tomates o una muñeca.

Y una vez entregado todo, la alegría que hoy en el Día del Niño, esos chicos puedan recibir su regalo, y además llevar algo caliente a sus estómagos.

Gracias y felicitaciones por esta loable tarea!!!