La Primera Elite de Futsal venció anoche a Socie de Munro 2-1, por la primera semifinal del Apertura Metropolitano. Los goles del equipo dirigido por Gabriel Espósito fueron obra de Diego Aguilera, quien en el mediodía siguiente habló sobre ese encuentro terminado ya en la madrugada del jueves, previo al segundo choque del sábado en Círculo Trovador.

«La serie no está terminada ni mucho menos, ellos son un rival de mucha jerarquia, buenos jugadores y de experiencia. De hecho el partido de ayer y el resultado fue eso, cada uno con sus herramientas tuvo sus chances, nosotros generamos más situaciones quizas, pero tuvimos la suerte de darlo vuelta y sostenerlo», expresa Diego en un alto de su trabajo.

Ante la consulta sobre el fuerte nivel de los rivales metropolitanos, los cuales ensalzan el primer puesto en la tabla general, responde:

«Seguro! Lidiamos contra equipos con jugadores muy buenos tecnicamente y algunos de mucha experiencia. Si bien nosotros contamos con un poco de eso, nos hacemos fuerte desde el trabajo en equipo, dentro y fuera de la cancha; intentamos ser sólidos táctica y fisicamente. Por eso el rol del cuerpo tecnico en todo lo que conseguimos es lo principal, y nosotros estar enfilados detrás de ellos».

Porteño dispone a su favor de tres resultados para acceder a la final, ya que aún cayendo por la mínima lo coloca en la definición por saber quién será el campeón. Pero todo eso no es aliciente para desconcentrarse en nada, ya que su oponente dejó en claro estar a la altura para dar vuelta la serie.

«La respuesta es simple, nosotros sabemos que tenemos mucho por mejorar y es lo que queremos, y para eso necesitamos cada partido afrontarlo al 100% de nuestras capacidades y con la humildad de siempre. Mucho más en este tipo de instancias definitorias, donde los detalles marcan la diferencia, asi que no pensamos en especular, sino en salir, jugar, mejorar, las cosas buenas van a venir», ejemplifica.

Finalmente se le pregunta si para ellos, quienes no solo trabajaron en el día, sino al siguiente deben hacerlo desde temprano, jugar tan tarde no les modifica en algo su prestancia para estar dentro de una cancha.

«No es lo más comodo; si bien ayuda el día del partido a descansar un poco más despues del laburo, tiene su contra, ya que termina 0.45 hs. Luego cenar y dormirse ya de madrugada, y en mi caso, a las 8.30 hs arriba. Pero con una sonrisa de haber conseguido el primer paso. Para descansar vamos a tener tiempo en algún momento (risas)».

Diego Aguilera, goleador en el triunfo de la primera semifinal. Y ya con las energías puestas en el duelo del sábado, buscando llegar a la gran final.