El Básquet fue el último de los deportes colectivos, en retornar a los entrenamientos. Eso sucedió cuando el viernes pasado, las formativas se juntaron con los protocolos previstos, bajo la mirada de Matías Izzo, entrenador jefe de las categorías formativas.

«Volver fue una linda y a su vez rara sensación. Pero pesó más la linda sensacion de sentir que el club de a poco volvía a vivir. Linda por sentirme otra vez ahi, un lugar donde voy desde los 11 años, que entreno chicos desde el año 2004, es  una parte importante de mi vida. Y raro por la situacion que nos toca vivir los protocolos, los barbijos , el distanciamiento; cuando te detenés unos segundos, y ves esa imagen a la distancia ,es muy raro», señala Matías, en el mediodía dominguero despuntado junto a su familia.

¿En ese contexto detallado, cómo vio a los chicos?

«Bien, muy responsables, habíamos charlado con ellos para la vuelta; conocian las pautas del protocolo diseñado para entrenar, cada uno tenia su sector asignado para entrenar respetando la distancia social. Estaban muy contentos y cuidando todos los detalles para que esto  empezado el viernes, sea el renacer de la actividad», responde.

Seis meses entrenando en las casas, y los entrenamientos mediante sesiones a distancia, lleva instalar un trabajo liviano, para adaptar los cuerpos.

«Hicimos un aeróbico muy liviano;si bien los chicos entrenan por zoom, la mayoria no corria desde marzo, son mucho meses. La idea es cuidarlos, por lo tanto arrancamos con trabajos aeróbicos livianos, para que esos cuerpoa comiencen a moverse de a poco; la idea es realizar un esquema progresivo, cuidando siempre la salud de ellos», indica.

Respecto al tiempo estimado para ese trabajo progresivo, señala:

«Dependerá de muchos factores, por el momento el club dispuso un dia de entrenamiento; también tenemos en cuenta y los chicos son conciente de eso, porque lo hablamos que la situación del pais con el covid, esta en un momento complicado por lo tanto en dificil sumar trabajo aeróbicos fuera del club porque no son tan seguros. La realidad, no nos ponemos plazos, intentaremos mejorar entrenamiento a entrenamiento e iremos evaluando a medida que pase el tiempo como seguimos. Por lo pronto disfrutamos de este reinicio».

En relación a la disposición del entrenamiento, explica:

«Trabajamos en las canchas al aire libre, son tres y se permiten tres chicos por cancha, o sea nueve en total.
Dejamos que cada uno se anote y deje su disponibilidad horaria, en base a eso armamos grupos y hoarios. El entrenamieto es de 45 minutos y hay 15 minutos para que se vayan y entre el otro grupo sin cruzarse.
Los horarios fueron 12, 13, 16 y 17 horas.
Los ultimos dos grupos se suspendió por lluvia y recuperan el lunes..para el viernes próximo ya sumamos un grupo mas, debido a que varios chicos confirmaron su presencia, estamos trabajando solamente con la franja de edad que va desde los 14 años. Al sumar el quinto grupo, el viernes estariamos trabajando con cuarenta y cinco chicos».

¿Como profesor y docente, en este caso excepcional de una pandemia, prioriza los estados de ánimo y anímicos por sobre los físicos?

«Si seguro, es lo mas importante, es una situación donde lo fundamental son esos puntos que vos nombrás. El cuidado del fisico pasa mas que nada por no cometer errores que puedan ocasionar lesiones por la inactividad».

Y agrega sobre cómo lo trabajó con los adolescentes.

«Muchas charlas o todas las posibles. Intentamos estar comunicados por whatsapp, zoom , organizamos reuniones virtuales con jugadores, médicos, psicólogos, los cuales daban sus puntos de vista para apoyarlos en este tiempo», puntualiza.

Mencionó los17 años como entrenador, en un club con sentido de pertenencia. ¿Estos meses de aislamiento pudo apreciar en los chicos un mayor arraigo a Porteño?

«Si, para ellos el club es una parte muy importante de sus vidas, y el no tener esa posibilidad de poder ir, les hizo valorar y añorar mucho mas ese lugar».

Para concluir, cuál enseñanza le dejó estos meses de pandemia y aislamiento.

«Muchas, como a toda la sociedad. La  vorágine nos hace pasar de largo muchas cosas que al no poder tener, nos damos cuenta de su mportancia. Teuniones sociales, las charlas con amigos, es un sacudon fuerte lo que esta pasando pero  tener esperanza que pronto vamos a volver a la normalidad», expresa.

Volvió el básquet, para de modo gradual, tener al club cada vez con más actividades y deportistas.