Celeste Martínez está en su primer año como Sub 17, pero es otra de las habituales jugadoras que defienden la camiseta de Porteño en la categoría Sub 19, quienes en el transcurso de la semana anterior disputaron la jornada del Abierto de Voley.

Luego de la jornada del feriado correspondiente al 20 de junio con la Sub 21, volvieron a presentarse el sábado pasado, nuevamente en instalaciones del Club Morón, donde se midieron ante el local y Sholem.

“Contra Sholem fue un partido muy peleado, pero no terminó a nuestro favor; luego contra Morón ganamos 2-0. Ese día estuvo bueno porque tuvimos un nivel de juego bastante alto y nos fuimos felices”, expresa contenta Celeste al comienzo de la semana, con otro semblante colectivo, tras la buena participación en la cancha de Castelar.

El Abierto fue tomado también como una oportunidad de fortalecer al equipo, tomando en cuenta que este fin de semana, se jugarán para las Sub 19 las semifinales de playoffs.

“Cada partido, además de ser una oportunidad para seguir creciendo, sirve para conocerse mas todavía con las jugadoras. La semifinal de los playoffs y estos partidos contra rivales de otra intensidad sirven mucho para prepararse ante lo que se viene en el año y en los playoffs. Ademas nos enseña a nunca bajar los brazos dependiendo de los resultados”, comenta.

En relación a los palyoffs, Celeste analiza ambos.

“El sábado es la semifinal de sub17 y el domingo las de sub19; todavía no se sabe en donde pero el rival de sub17 es Geba. Yo tengo mucha fe en que vamos ganar, porque en otras ocasiones nos enfrentamos a este equipo y ganamos; pero bueno, eso no significa que son fáciles. Deberemos tener mucho aguante; y en sub19 no se bien cual es el rival, pero creo que tenemos muchas posibilidades porque es un lindo equipo. Aclaro, no se si voy a jugar los playoffs de sub19, ya que no frecuento jugar esta categoría, generalmente en sub17 y sub21”, afirma.

Celeste tiene 15 años, y al momento de describir cómo comenzó su historia con el voley, señala:

“Empecé a jugar a los 9 años, porque mis papas siempre quisieron que haga un deporte; de chiquita fui a la Escuelita Deportiva de Porteño, y después de probar muchos deportes me quede con el voley. Me inicié en el club Nomberitos de Ramos Mejía, pero luego del temporal en abril del 2012, se destruyó el techo del gimnasio y nos fuimos a la Sociedad de Fomento “2 de Abril”, de Lomas del Mirador. Hasta febrero de 2017, cuando vine para Porteño ya que el otro club por diferentes motivos se disolvió. Elegí este club porque lo conocía, y una amiga (Almendra Veiga) jugaba acá”.

Siempre jugó de punta, hasta la actualidad. Menciona a Almendra, otro de los grandes proyectos formativos,  justamente su amiga habla de las cualidades humanas y técnicas de Celeste.

“Siempre hablamos de cambiarnos a un mismo club, porque hubo un par de problemas donde jugábamos, en el 2 de Abril; entonces, la mitad de la chicas decidieron seguir juntas en Nolting, y Cele decidió hacerlo conmigo venir a Porteño. Y se integró de inmediato, porque tiene una personalidad muy carismática, y sin dudas fue de ayuda que nos conocíamos, por lo que le fue más fácil. Como jugadora, es una piba fan mal del voley; se nota eso cuando juega, porque le pone toda la garra y onda”, puntualiza Almendra.

Continúa hablando Celeste, y asegura:

“Me falto decir que elegí el voley porque era un de los deportes donde no se debía correr tanto (risas); ademas es parte de mi y no puedo estar una semana sin entrenar”, vuelve a asegurar entre risas.

¿Cómo relaciona el hecho de no gustarle correr y a la vez jugar en un deporte tan dinámico como el voley?

“Conocía Porteño porque de chiquita iba a la Esculieta Deportiva; antes de hacer voley practiqué hockey y tenia mucho atrás de la bocha y no me gustaba mucho. Pero en voley lo disfruto de otra manera y acá si me gusta de correr en la cancha”, señala.

Hija de Néstor y Natalia, tiene un hermano de 10 años llamado Simón, quien juega en el club al Hockey. Estudia cuarto año en el Instituto San Miguel de Ramos Mejía, y cuando menciona a la familia, no deja de mencionar a los otros integrantes.

“Un perro y un gato que son otros hermanos para mi”, cuenta.  al momento de mencionar algún hobbie o pasatiempo aledaño al voley, no duda:

“No tengo otros hobbys mas que dormir cuando tengo tiempo (risas)”.

Para el final, habiendo llegado hace poco más de un año al club, qué significa el mismo en su vida.

“La verdad muy bien; las chicas, como los entrenadores, son re copados. Siempre me sentí cómoda y agradezco por eso. Me gusta mucho el club, porque más allá del voley, a veces me quedo a pasar el dia y me re gusta. Con el entrenador anterior tengo buena relación y le tengo mucho aprecio, porque fue quien me hizo gustar el voley. Además, juega en maxivoley en Porteño. Y con Rodrigo y Juanpi me siento cómoda, son muy buenos entrenadores y aprendí muchas cosas nuevas”. afirma.

Celeste Martínez, otra integrante de la escudería de las formativas femeninas de Voley, quienes esta semana van por buscar la final en los playoffs.