«Antes de la ritmica, hice tres años de danza clásica, que es un poco la base de la ritmica. Empecé a los 8, y fue porque un sábado estábamos almorzando en casa y justo en la tele pasaban las Olimpiadas de ritmica; en Atlanta 96. Me enamoré de lo que estaba viendo simplemente. Y le hice un berrinche a mi mamá para que me lleve a hacer ese deporte. Ella sabía que en Estudiantil lo enseñaban, y ese mismo día me llevó al club».

Analía Serenelli cuenta desde Catalunya, España, cómo fue su acercamiento a dicha actividad, cuando era una niña de Ramos Mejía, donde vivía con Silvia y Jorge, sus padres, y su hermano mayor Gustavo. La casa, a unas veinte cuadras de Porteño.

«Cuando fuimos, estaba la profe de Escuela de ese momento, Noelia Ali Varela»,  agrega en el atardecer del verano catalán, donde por razones de la pandemia, reside en la casa de su pareja, Xavi Sánchez Martínez, oriundo de dicha región.

Analía integró los equipos de Elite del Club hasta los 18 años, momento cuando se retiró. En sus diez años representando a Porteño, fue una gimnasta destacada, con innumerables participaciones en Metropolitanos, Nacionales, Panamericano, Sudamericano, Grand Prix, e Iberoamericano.

También, integrando la Selección Argentina, dijo presente en cuatro Continentales y un Mundial.

«Hice seis meses de Escuela y después ya empecé a competir en Nivel C. Luego de un año, hice el ingreso a la selección y entre…no sé, pasó todo muy rápido. Entrenaba en el club y después volvía a casa y seguía.pero seguía porque me encantaba simplemente. Dejé el techo de mi casa con pequeños agujeros de tirar las mazas y la cinta (risas). Los recuerdo como años muy felices, me lo pasaba muy bien a pesar de que muy rápido pasé de escuela a competir», rememora sobre aquellos años de su niñez.

Con María Bonamino tuvo la oportunidad de ser entrenada tanto en el Club, como en el CENARD.

«Cuando íbamos al CENARD también estaba Galina Aidarkina. Tuve además como profesoras, a Carolina Jiménez y Helena Voytovich. Pero con quien entrené más tiempo y viajé a todos lados fue con Mary», señala, y ciertamente estuvo junto a ella en varios certámenes internacionales, como Cuba, Eslovenia y Bulgaria, entre otros.

Resaltando su preponderancia en esta disciplina, estuvo ternada dos veces a los Premios Olimpia, adjudicándoselo en 2005, como la mejor gimnasta argentina.

Tras estudiar economía, ejerció dos años, y decidió abandonar para dedicarse de lleno a las danzas.

«Cuando me retiré de la gimnasia, siempre seguí conectada con el movimiento; primero tomando clases de danza con distintos maestros y luego la complementé  con acrobacia aérea y de piso. Muchas de mis amigas de gimnasia, una vez retiradas, se dedicaron a la acrobacia aérea. Entonces primero me enganché como un hobbie y rápidamente trabajaba en eventos y espectáculos. Me lo empecé a tomar en serio, porque además de lo laboral, para mi siempre fue una pasión el arte del movimiento. Y bueno, en 2015 me escribieron del Circo Plume, uno de los primeros en mezclar el circo con danza y teatro, muy reconocido en Francia. Me fui a audicionar allí, y en 2016 me quede allá, para hacer la creación del espectáculo que querían armar y giré con ellos dos años, haciendo alrededor de 200 funciones», expresa.

Y esta actualidad, junto a su compañero de vida, Xavi.

«Ahora tenemos nuestra propia compañía de danza teatro, y el año pasado estrenamos nuestro primer espectáculo. Este 2020 teníamos una gira por España Francia Italia y Portugal que no pudimos hacer por la pandemia. La compañía se llama «RAUXA». El nombre es Catalán y significa «Impulso descontrolado», y el espectáculo, «La crisis de la imaginación «, detalla.

Para ver la calidad de la compañía y su espectácula, los links del trailer y su página web:

www.rauxacia.com

Contaba de sus años iniciáticos, la suma de horas entrenando y perfeccionando sus movimientos. Muchas niñas de Porteño están como ella. ¿Le diría que esa pasión y amor es fundamental para esta actividad tan exigente?.

«Depende lo que quiera cada una con el deporte, esta requiere tanta técnica y precisión, que si no te apasiona difícilmente puedas darle el entrenamiento  requierido…Pero bueno, también se puede practicar sin necesidad de hacerle agujeros a la casa jajaja», responde jocosamente.

Sin dudas, debe haber alguna de esas niñas, con los mismos sueños de ella a esa edad. ¿Cuál sería su consejo?

«Entrenen a full, pero al mismo tiempo nunca dejen de disfrutar del deporte y explotar el lado creativo que tiene. Disfruten las amistades que el deporte te da, y aprovechen los conocimientos y valores que transmiten las entrenadoras del club», sostiene.

Analía Serenelli, otra de las grandes deportistas nacionales surgidas en Estudiantil Porteño, quien ahora, como artista, despliega su magia por Europa.