Hace poco más de una semana, el cronista se puso a hablar durante un entrenamiento con Daniel Piputto, entrenador de la Primera del Básquet que compite en el Torneo Federal.

Entre consultas, opiniones, e intercambio dialéctico en términos cordiales, surgió al verlo entrar al rectángulo, la posibilidad de mencionar a Thiago Roca, el joven de 15 años que ya integra el plantel superior, junto a los profesionales, y otros jóvenes que emergen de la calificada escuela formativa del club.

«Thiago ya es uno más, no se lo puede hacer esperar más», le dijo el técnico al periodista, fortaleciendo al idea acerca de su progreso imparable, mostrándose como una de las grandes joyas de unas inferiores fuertes, crecientes cada año, no solo en cantidad, sino sobre todo en calidad.

Y llevándolo de a poco, con minutos cuando el cotejo ya mostraba una tendencia irreversible en el resultado, en la noche del viernes 21, se vio en nuestra cancha, la jornada donde el Cadete de primer año tuvo su bautismo de fuego en cuanto a protagonismo.

Porque frente a Caza y Pesca, cuando el primer cuarto culminó 18-17, Piputto decidió hacerlo ingresar apenas iniciado el segundo segmento. Y Thiago, lejos de mostrarse tímido, tuvo un desenvolvimiento espectacular, anotando en apenas siete minutos, 10 puntos, producto de cuatro dobles sobre cuatro intentos, y dos libres sobre idéntica cantidad de intentos. O sea, un ciento por ciento de efectividad…

Sus porcentajes de lanzamientos son altísimos dentro de su categoría, como por ejemplo en la final de Conferencia Oeste en la temporada culminada en diciembre, donde fue el goleador dentro de un equipo fantástico, que se coronó como el mejor de la Federación Metropolitana en el Nivel 1, con los U15. Pero tener ese número perfecto en un encuentro del Torneo Federal, el tercer eslabón argentino, habla sin dudas de un pibe que ya comienza a darle sustento a los pronósticos que indican un horizonte lejano para Thiago.

Entonces, el cronista va disfrutando el hecho de ir conociendo el vuelo de los jóvenes valores del club, en sus diversas actividades. Y seguramente siendo injusto con algunos, pero con la posibilidad de seguir sumando conocimiento en este 2020, pone al jovencito junto a otros deportistas excelentes en sus horizontes; por mencionar entre otros a Agustín Alvarez y Estefanía Martone (Futsal), Sonia Zampella (Patín), Renata Demharter (Voley), Verónica García (Gimnasia Rítmica), todos ellos entre los 15 y 18 años, y con techos aún lejanos.

Estudiantil Porteño, esta vez con el básquet, sigue mostrando ser una cuna de deportistas excelentes, con bases fuertes en sus diversos deportes. Y lo más importante: en permanente gestación de figuras, dentro de sus respectivos escenarios.