El equipo superior de Básquet cayó anoche como visitante frente al puntero e invicto River Plate 76-74. No obstante, un buen juego de Porteño, a quien se le escapó el juego en la última bola del cotejo disputado en Nuñez.

«Anoche tuvimos un partido difícil y duro, nos enfrentábamos con River, quien va puntero y tiene un muy buen equipo de trabajo. Ellos empezaron mejores y mas certeros. Pudimos resolver con buenos movimientos de pelota y así poder pasar al frente en la segunda mitad del partido. El resto fue siempre tanto a tanto, pasamos al frente y ellos tuvieron un mejor cierre. No queda otra que seguir trabajando como lo venimos haciendo desde principio de año, fue un buen partido para medirnos.», explica Rafael Rubado, pivot y uno de los pocos «foráneos» dentro de una plantilla integrada mayoritariamente por valores surgidos en el Club.

«Por suerte estamos jugando la Copa Metropolitana, la de mas alto nivel. Tuvimos una clasificación complicada, donde veníamos de tres derrotas seguidas y se nos hacia difícil hacer pie. El objetivo del equipo siempre fue buscar la clasificación y se trabajó duramente para eso. Siempre fuimos conscientes que no podíamos pasar, pero nunca perdimos el ritmo de juego para poder lograrlo», expresa, en relacion al objetivo conseguido en la última jornada de la segunda fase, cuando al derrotar en su propia casa al entonces puntero Deportivo Morón, y así poder meterse entre los treinta y dos mejores equipos de la Federación, quienes irán en la búsqueda de consagrarse campeón.

«Es una zona de ocho equipos ida y vuelta. Hay rivales duros, todos los partidos hay que jugarlos y dejar lo mejor. Sin subestimar a nadie, nosotros también estamos en un buen nivel pero no debemos relajarnos; vamos a seguir trabajando como lo venimos haciendo para quedar lo mas alto posible y tener una clasificación de playoffs mas tranquila», añade en regerencia al Grupo 4, donde está Porteño, ocupando hasta el momento el segundo lugar, al menos hasta cuando juegue Monte Grande.

Rafael es oriundo de Chivilcoy,  y fue allí donde comenzó a jugar este deporte, en el club San Lorenzo.

«Vengo de Vélez; antes también estuve muchos años en GEBA y una temporada en Hebraica, tampoco quiero dejar de contarte que fuera de Capital Federal tuve un paso por Ciclista Juninense. A todos los clubes les estoy muy agredecido por todo lo que me dieron», señala este arquitecto sobre sus pasos previos hasta el arribo a nuestra entidad en 2018.

«Llegué el año pasado para disputar la temporada del Torneo Federal 2018/2019; empecé a entrenarme en Porteño en septiembre. Me citó el entrenador Daniel Piputto, quien me contó la idea del equipo, del club y dirigentes. La verdad fue una experiencia hermosa, estoy muy agradecido a la institución, cuerpo técnico y dirigentes por haber confiado en mi. La pasé muy bien. Me trataron como un integrante mas desde el principio. Este año, Daniel, me ofreció quedarme a disputar el torneo metropolitano, teniendo en cuenta las mismas pautas de trabajo que veniamos desarrollando. Estoy en un grupo de trabajo con buenas personas, que te hacen sentir muy cómodo y te dan sentido de pertenencia al club, asi que acepté y espero poder dar lo mejor de mí para llegar lo mas lejos posible en este torneo», comenta.

Llegado a Buenos Aires en 2007, desde ese entonces pudo desarrollar estudios y deporte.

«Soy de Chivilcoy, en el 2007 vine a Capital para estudiar Arquitectura en al FADU – UBA;  ya estoy recibido terminé en el 2014. Gracias a mi familia, siempre pude tener al basquet en paralelo con el estudio, y poder hacer las dos cosas. Hay veces que no es fácil, mas viniendo del interior, pero en mi caso tuve un apoyo muy fuerte de mis seres queridos, les estoy muy agradecido a ellos», afirma.

A pesar de su vasto recorrido, estar en Porteño le permite añadir conceptos a su juego.

«Como jugador nunca se deja de desarrollar, todos los días se aprenden cosas nuevas. Me gusta mucho la forma de trabajar del cuerpo técnico y el proyecto del club. El grupo funciona muy bien y estoy muy cómodo, siempre me llevo cosas nuevas. Como te decía, trabajamos fuerte, para poder aprender en todos los entrenamientos», puntualiza.

Para el final, una opinión acerca del trabajo que Porteño desarrolla en sus bases formativas.

«Me parece muy interesante el proyecto del club. Le dan una importancia e interés a las inferiores, para en un futuro poder tener un equipo competitivo, como fue el del Torneo Federal del año pasado, donde muchos de los integrantes estaban formados en el club o venían de hace varias temporadas. Mas allá de pensar que es algo muy bueno para el desarrollo de los mas chicos, es muy lindo también para el jugador tener la posibilidad de jugar siempre en su club y a un buen nivel».

Rafael Rubado, el pivot de la Primera Metropolitana de Básquet, quien busca con su protagonismo, llegar bien alto en la Federación, y pelear por el título.