En la noche del jueves, la Primera de Básquet consiguió en casa una dura y trabajosa victoria ante Cañuelas, por la fecha 12 de la Copa Metropolitana. Y con ello, fortaleció su segundo lugar en la zona 4, a falta de dos jornadas, previo al inicio de los playoffs.

El goleador fue Nicolás Rodríguez, quien cerró el partido con cuatro tiros libres convertidos, que permitieron cerrar el juego con victoria.

«La verdad, fue un partido atipico, mas que nada por el factor humedad. Ellos estuvieron efectivos, supieron aprovechar nuestro mal comienzo, y llevando a un final cerrado que podia ser para cualquiera de los dos. Con respecto a los tiros libres, esta vez me tocó tirar y embocar los cuatro para el cierre; le podian haber tocado a cualquiera del equipo, obteniendo el mismo resultado», señala este jugador surgido en Defensores de Santos Lugares, y llegado a Porteño hace cinco temporadas.

Entre otros factores incidentes a un partido sufrido, la pregunta sobre cuánto influyeron las ausencias de Guillermo Crespo, Ignacio Spagnuolo e Ignacio Siniuk, agectados al equipo Federal que debuta esta noche frente a Wilde Sporting.

«Obviamente, la humedad fue para los dos equipos. Deberemos acostumbrarnos y tratar de igualar todo lo bueno brindado por Roly, Nacho y Guille. Ahora vamos a tener más minutos para distribuir en el equipo ya sea para los mayores y los juveniles, quienes empiezan a cumlplir un papel mßs importante en la Primera», indica.

Porteño lleva varios años llegando a instancias decisivas, con la semifinal en 2014 como punto más alto. El plantel siempre trabaja y persigue poder vulnerar ese techo.

«Por suerte cada año estuvimos jugando instancias importantes. Siempre están esas ganas de dar el batacazo de campeomato, todos lo queremos.Al mantener el equipo año seguidos, con alguna adquisición positiva, y poder medirnos con el equipo del Federal en la semana, se agrandan las posibilidades y las ganas del campeonato», puntualiza.

Nico es uno de los jugadores con una enorme metamorfosis en su rol. Por contextura física y características técnicas, se maneja en la media cancha. Pero desde el año pasado, por diversas circunstancias, se ha manejado en la pintura.

«Habiendo una cantidad importante de gente en el perimetro, habia que disfrazar las posiciones de los grandes. Cuando Dani (Piputto, el entrenador), vio que no me sentia incomodo y esta transformación sería positiva para el equipo, sigo insistiendo y seguirŕ en jugar un poco de grande, siempre y cuando el equipo lo necesite», afirma.

Sus números parecen determinar estar en su mejor temporada en el club.

«Por ahora puede ser que sea mi mejor temporada. Creo haber encontrado cómo darle una mano al equipo; y si los números son mejores a otros años, es por la confianza brindada por mis compañeros, cuerpo técnico y gente del club», expresa.

Desde su arribo en 2015, en cada partido fue acompañado por sus padres en las tribunas, sea local.o visitante. Por razones naturales, su papá falleció en 2018. Y el vacío, notorio en su vida, más allá de una cancha de básquet.

«Y si, se hace dificil ya que ellos desde Mini estuvieron en la tribuna y compartiendo cada partido. Simpre está presente y se nota la ausencia», dice con la emoción siempre latente.

Nico Rodriguez, una de las figuras de la Primera de básquet, buscando nuevamente poder inscribir el nombre de Porteño en lo más alto de la Federación Metropolitana.