Hace unos días atrás, las formativas del Básquet, tuvieron la posibilidad, vía Zoom, de participar de una charla con Mercedes Leiva, Psicóloga recibida en la Universidad de Flores, con un posgrado de Psicooncología en la Universidad Favaloro.

«El lunes 13, estuvimos con los chicos de básquet en una charla, donde me pidieron sus entrenadores que hablara de la motivación en este momento de cuarentena. El motivo  los chicos se encontraban un poco desganadanos,desmotivados y querían el objetivo de darse cuenta que no son los únicos pasando por esta situación. Entonces, me pareció oportuno conectarlos con lo que los hace distintos al resto de la gente de sus entornos familiares o de amistad; o de los mismos pares respecto a la pasión por el depore realizado, la no obligacion y el placer de conectarse con lo que más los hace felices. Los invité también a observarse preguntándoles a sus familiares y amigos las cosas que le generaba pasión y le gustaba hacer. Les advertí sobre la posibilidad de no hallar muchas respuestas a estas preguntas», expresa Mercedes en un mediodía con temperatura baja, recordando la estación invernal, en su casa de Villa Luro, donde vive con sus hijos Santiago y Marcos, de 22 y 18 años, respectivamente.

«Les resalte la importancia de sentirse afortunados, porque pocos se conectan tan genuinamente con sus deseos. También los conecté con la motivación hacia el partido difícil, o sea, les pregunté  aspectos puntuales para motivarse antes de un partido difícil.
Ese partido con el primer equipo, el partido cuando el equipo propio no tiene todos sus jugadores, ese partido del cual el resultado depende si siguen. Los chicos se expresaron comentando cuáles eran sus trucos, sus técnicas para motivarse. La respuesta fue: de la misma manera utilizados esos recursos aprendidos para motivarse, eran similares cuando les estaba tocando jugar el peor partido. El partido del no partido», agregó.

Y desde esos conceptos, cuáles respuestas halló en ellos?

«Pude ver desde los más chicos hasta los más grandes, ese compromiso con su actividad. Y desde ese lugar, la no obligación sino desde el placer y la pasión que los motiva, se puede hacer frente a cualquier adversidad. Cualquiera podría dejar de asistir a los encuentros de forma virtual, sin embargo, están siempre predispuestos a encontrarse y seguir motivándose entre todos para poder pasar estos momentos también como un equipo», responde.

¿Con este aislamiento obligatorio, pudo notar no solo en los chicos del básquet sino en general en sus pacientes, una mayor predisposición al compromiso colectivo?

«Al principio sí, ya pasados cuatro meses, la sensación de prisión y la imposibilidad de moverse, sumado a no poder tener contacto con los seres queridos,se está haciendo un poquito pesado. Pacientes con síntomas estabilizados por su rutina, se encuentran en este momento un poco amenazada.Las convivencias en los hogares a veces no son fáciles y la recreación o actividades extras amenguaban un poco esta situaciónes, hoy se está haciendo un poco insostenible.
De hecho, algunos pacientes, quienes siguen con su psicoterapia, se van al auto ose encierran en el baño, para poder tener un momento de intimidad. Al principio estas situaciones eran tomadas de una manera jocosa; hoy ya está haciendo un poco tedioso. Es difícil mantener una mirada de compromiso social cuando individualmente se está desestabilizado emocionalmente; de hecho parte de nuestra salud emocional implica el compartir con nuestros seres queridos. El encuentro entre amigos es una necesidad vital», soslaya Mercedes.

Desde el léxico de una profesional de la salud mental, ¿cómo se definirían esas reacciones?

‘Hoy estamos hablando de inestabilidad emocional, de sentimientos profundos de soledad,de incertidumbre. Y lamentablemente, no todos tienen los recursos para hacer frente a estos momentos», admite.

Hablamos de daños emocionales colarerales al cuidado de un contagi por Covid 19. ¿Los mismos los vislumbra con efectos a largo plazo, o la apertura de la cuarentena terminará con ello?

«Es un tema no muy tenido en cuenta al momento del cuidado hacia el otro. Entiendo las medidas sanitarias pero también entiendo que cuando hablamos de salud, hablamos también de salud mental y este punto muchas veces no es tenido en cuenta. Sobre todo en los ancianos es donde más daño he visto. Los abuelos no comprenden mucho el por qué de estas situaciones vividas y se sienten abandonados. Conozco muchos casos de personas que han desmejorado mucho a nivel emocional y físico a raíz de este aislamiento. El abuelo como necesidad vital, requiere la caricia, la mirada del otro, el reconocimiento de su lugar en la familia y en la sociedad. Y hoy hace más de tres meses que nada de esto existe en su día a día. Con respecto a si estos efectos se mantendrán a largo plazo o cesarán con la cuarentena, no lo sé; esperemos para el bien de todos, sea un aprendizaje para todos nosotros» , expresa.

Y en los jovenes, quienes por lógica poseen un concepto de libertad absoluto, ¿en qué otros aspectos les afectó, aparte del hastío?

«Fundamentalmente los conecto a nivel comunitario y a nivel social, con ser parte de algo más grande a ellos.  Los invito a mirar las cosas desde otra perspectiva; algunos jóvenes aprovecharon para profundizar en sus deseos, sus estudios, sus intereses. Otros se encontraron desesperadamente encerrados. No podemos generalizar, hay distintos tipos de jóvenes y distintos tipos de familia, en las cuales pueden contener estas necesidades de manera más o menos efectivas», sostiene.

Para el final, se le consulta a esta profesora de Yoga y Meditación, además de Biodescodificación, entre otros títulos, sobre los aspectos positivos emanados por este aislamiento obligatorio.

«Desde ya, encontrarnos con el tiempo disponible para hacer esas cosas que nunca encontrábamos el tiempo; fue un hallazgo positivo de esta experiencia ya sea desde acomodar la casa, leer un libro o mirar esa serie pendiente, pero siempre estábamos demasiado cansados para llevarlo a cabo.También de manera positiva nos enfrentó a encontrarnos con nosotros mismos, con nuestras luces sombras y desde esta toma de conciencia siempre el resultado es positivo.
Como todo en la vida, no son ni buenas ni malas, todo depende desde el lado donde las observemos, y depende de nosotros si se transforma en una experiencia que nos enriquezca o nos enloquezca. Y esa es la buena noticia, todo está dentro de nosotros mismos».

Mercedes Leiva, Psicóloga, quien a instancias de los profesores de Básquet, dio una enriquecedora charla a los jóvenes de dicha actividad.