«Lo de anoche fue increíble. El marco que generaron los locales, la gente que nos vino a ver y la forma en la que se dio lo hizo inolvidable. Terminamos de comer a la 1 de la mañana y hasta casi las 3:30 no podíamos pegar un ojo reviviendo sensaciones», expresa Simon Argain en la mañana de este domingo, pocas horas antes del partido final del Sudamericano de Futsal que se juega en Uruguay. Contra el pronóstico de la cátedra, Estudiantil Porteño se instaló en el encuentro decisivo que entregará al campeón 2017.