La primera vez que se vieron el cronista y Mariela, entrenadora de Gimnasia Rítmica Elite en el club, no fue la mejor. Un mal entendido sobre información de su grupo, decantó en una de sus típicas miradas fulminantes, y la comprobación del periodista que ante sí estaba una mujer de escasas concesiones.