#MiHuellaEnElClub

Cuando ingresamos a un club, la primera idea es practicar un deporte.

Una vez adentro, se empiezan a sumar grandes desafíos. Conocer al profe, formar parte de un grupo, aprender el juego. Después se empieza a poner más lindo, conocemos pares que luego serán compañeros, serán amigos. Ya en equipo, todo es más hermoso, se disputan torneos, se conocen reglas y valores que sin dudas son para toda la vida. Se aprende a ganar, se aprende a perder. Se disputan campeonatos, se disfrutan viajes, se forman amistades y familias.

Pero sin dudas entre todo eso, hay un hecho mágico. «Cuando te pones la camiseta por primera vez.» Ese momento lo soñamos todos, es el instante en el que empezás a identificarte con TÚ CLUB.

Te pones esa camiseta que besas, que te seca las lágrimas en derrotas y que explota de orgullo en las alegrías, es la que contiene TÚ sudor.

Por que entre nosotros, de la única manera que entendemos la vida es transpirando la camiseta.
Estos años fueron difíciles, pero nos la volvimos a poner, la volvimos a transpirar, y eso nos hizo sentir a salvo de todo.

Así que jugador de Porteño, hoy queremos que guardes un recuerdo más, que primero lo soñamos y con mucho esfuerzo, se hizo realidad.

Queremos que dejes tú huella en el club. Sin dudas, profes, amigos, familias y hasta rivales sabrán de tú paso en Porteño, pero ahora queremos que tú mano, esa que usas para el triple sobre la hora, para esa bandeja que ingresa muy suave o la que chocas con tú amigo después del partido la dejes en pintada en nuestra cancha, en tu segunda casa.

Nos parece la mejor manera de dejar una huella que quedará marcada para siempre.

¡GRACIAS POR ACOMPAÑARNOS EN CADA PASO, LOS QUEREMOS!

FUENTE: Estududiantil Porteño Básquet