La mañana no pudo comenzar mejor, y los Cadetes vencieron al local Los Abuelos, por 4-2, y clasificaron a las semifinales, donde esta noche (con rival aún a determinar), buscarán el pase a la final de mañana sábado en el Nacional de Clubes que se juega en Posadas.

Los goles del partido fueron obra de Lucio Muzopappa (2), Juan Pablo Alisandro y Valentín Lacquaniti. Mientras de fondo se escuchaba la algarabía de los chicos por este nuevo triunfo, Gastón Kommacher explicaba la victoria ante los misioneros.

“Fue un partido durísimo, y se complicó más con ese gol que regalé,pero el equipo supo levantar la cabeza y en la adversidad hacerse fuerte igual para sacarlo adelante y conseguir ese 4-2 que nos dió el pase”, comenta con el sinsabor de la jugada fortuita, a pesar de la felicidad por acceder a las semifinales.

“Fue más o menos a los 3 minutos. Estábamos atacando, doy un pase a la banda,lo cortan y el rebote se mete en el arco; en ese momento ellos crecieron, pero igual los pudimos manejar. Al principio,luego de ese regalo, vi muy complicado el pase,pero cuando comprobé el compromiso de mis compañeros, y más cuando llegó el gol,sabía que era nuestro momento”, añade el armador o ala del conjunto.

Un equipo ya instalado entre los cuatro mejores, con ganas de más. Y la misma pregunta sobre las ventajas de estar dando en la mayoría del grupo un año de ventaja.

“Si,por ahí no vinimos todos los de la categoría 2000 que debíamos,pero sus ausencias las puede suplir cualquiera en este equipo,regalando un año o no,todos podemos hacer todo. Y eso lo estamos demostrando”, afirma con convicción Gastón.

Se le pide una reflexión sobre sus sentimiento acerca de representar a Porteño en un certamen nacional.

“Este torneo es lo más grande que hay a nivel nacional y llevar el escudo del club a lo más alto es súper gratificante y más sabiendo que todo lo trabajado está rindiendo; ya ea la dieta que hacemos,como nos cuidamos antes de venir, el trabajo de el cuerpo técnico,los entrenamientos previos al viaje. Sentimos además el acompañamiento del cuerpo técnico, muy comprometidos con nosotros,desde todo sentido,la recuperación,las comidas y todo lo referido al grupo”.

Y se va Gastón, porque la semifinal es dentro de unas horas, y es indispensable comer, descansar y llegar en plenitud al choque de la noche, donde se decidirá, nada más y nada menos, el pase a la final del Nacional de Clubes. Y estos pibes siguen marcando historia grande representando a Estudiantil Porteño.