La vida en un club, para muchos, es algo que nos marca para toda la vida.

Liliana Blanch es una socia e integrante de la comisión directiva, tiene el corazón AZUL Y ROJO…..

Creemos que sus palabras, sus recuerdos, pinta el alma de un socio del CAEP.

Hablar de CAEP, en mi caso, es un poco, contar la historia de mi vida, es pasión, es amor, es amistad, son recuerdos, desde la cuna. Gracias a mis viejos, Lito y Elsa, que supieron transmitirme, todo,lo que hasta hoy, es un sentimiento inexplicable.Ellos, desde El Club Viejo,( como le decimos, a la sede que estaba , del lado SUR,donde ahora esta la Plaza Mitre), y yo, desde la nueva Sede de Barcala, donde hoy se encuentra, que aunque esta, cambiada y para bien, sigue, conservando la esencia y es mi lugar de pertenencia, igual que para muchos de los que tuvimos la suerte de crecer y compartir, juegos, bailes, deportes y amistad, que a lo largo de los años, conservamos y afianzamos, cada vez mas, .La Historia de CAEP, a través de estos 115 años,es rica en todo sentido, muchos logros deportivos, por enumerar, pero lo principal, que yo rescato,es la parte Social y Humana,Formar parte, de lo que significa, Porteño, hoy para la comunidad,me enorgullece, compartir, con queridos amigos, el trabajo desinteresado,y colaborar, en su permanente crecimiento, me llena el alma,y como reza, la ultima frase de nuestro Himno,”Y cuando pasen, mas de 100 años, debemos estar aquí, gritando con ganas, viva el Azul-Grana, y arriba El Estudiantil”.Por muchos años mas, juntos, gracias Porteño, por todos estos años, compartidos.